Se terminó el mes de agosto, las vacaciones se apuran y, en pocos días, veremos el fatídico momento del regreso a la realidad cotidiana; repasaremos mentalmente sobre lo que nos deparará septiembre: Mes duro por excelencia en el que nos atragantamos con la resaca de un verano maravilloso. Las típicas charlas de sobremesa de las cenas veraniegas centradas en deleitarnos con nuestros intensos días de asueto, todo queda atrás en los últimos días de agosto porque nuestras cabezas bullen con los atisbos del síndrome postvacacional, pero hay que seguir una vez cargadas las pilas; y recordando a ese añorado dúo del humor que fueron “Tip y Coll”, como siempre, en septiembre, “hablaremos del gobierno”; porque quien les escribe, puede presumir de no estar condicionado por ninguna ideología concreta, ni sujeto a la disciplina de ningún partido político, y lo mismo hablo, cuando creo que debo hacerlo, del PP, como del PSOE, de Unidos Podemos, de C´s, o de cualquier otro.

   La moción de censura que se puso en marcha para echar al Sr. Rajoy y, por tanto al P.P. del gobierno, pues los tribunales dictaminaron que la corrupción del Partido Popular era mucho más que la suma de una interminable lista de casos, sino una forma de actuar, un modus vivendi. Sobran los motivos, sobran las excusas. Hace algo más de dos meses que tenemos nuevo gobierno, y aunque aún es pronto para someter a examen (lo mínimo serían 100 días) lo efectuado por el gobierno de Pedro Sánchez, los socialistas han tenido que adaptarse a las circunstancias del poder, que no casan con algunas de las medidas propuestas cuando estaban en la oposición, condicionados por la representación parlamentaria que tienen. La política de gestos con la que coger carrerilla electoral se ha chocado contra la realidad. Pero, aunque pronto, cabe preguntarse: ¿Está cumpliendo con las expectativas depositadas?, ¿o está volcado en la construcción de una campaña electoral permanente de cara al ciclo electoral que se abre en 2019?

La primera novedad que han notado los ciudadanos ha sido la subida de las pensiones, que fue fruto de la negociación del PP con el PNV. , aunque parece que ha sido un logro del PSOE. No hay nada peor que confundir lo que interesa a la gente y lo que interesa al gobierno y al partido. Criticó las puertas giratorias del P.P., y el enchufismo de los amigotes del Sr. Rajoy en los estamentos públicos; pues fíjense que cerca del 50% de los miembros de la ejecutiva del PSOE han sido colocados en las empresas públicas. Nada nuevo bajo el sol. Todos los partidos políticos, siempre ejemplarmente atentos a satisfacer el interés partidista por encima del interés general, han hecho lo mismo al acceder al poder. A los que no han tenido cabida en los cargos políticos de la AdministraciónPedro Sánchez les ha enchufado con inusitada celeridad en las mamandurrias y canonjías de las empresas públicas. Así, Jordi Sevilla es ya presidente de Red Eléctrica, con un modesto sueldo anual de 500.000 euros; Ignacio López, secretario ejecutivo en el PSOE, director de Salvamento Marítimo; Jesús Huerta, de la Junta de Andalucía, presidente de Loterías del Estado; Isabel Pardo, de la Diputación de Pontevedra, presidenta de Adif; Vicente Fernández, de la Junta de Andalucía, presidente de Sepi, nada menos; Juan Serrano, de la ejecutiva federal del PSOE, presidente de Correos; José Félix Tezanos, de la ejecutiva del partido, presidente del CIS; Óscar López, ex secretario de Organización del PSOE, presidente de Paradores; David Cierco, exportavoz socialista en el Ayuntamiento de Pozuelo, director general de Red.es; Isaías Taboas, presidente de Renfe; Alejandro Soler, exalcalde de Elche, director de Sepes; Ornella Chacón, exconsejera en Canarias, presidenta de Puertos del Estado; Juan Tovar, exalcalde extremeño, presidente de Cetarsa… Y un largo etcétera en empresas municipales, provinciales y autonómicas. ¿Todos estos nombramientos, están capacitados profesionalmente para llevar a buen fin estas importantes empresas?, o ¿quizá pudiera ocurrir lo mismo que con las anteriores Cajas de Ahorros, que fueron a la ruina por no estar dirigidas por auténticos profesionales? Su señora esposa ha fichado por el Instituto de Empresa (IE), donde dirigirá, a partir de este mes, el recién creado (exclusivo para ella) IE África Center. Esto sigue igual, nada ha cambiado, además de crear cuatro nuevos ministerios, siguen desconectados del sentir de la calle, ineficaces, aprovechados, sumisos a los intereses de partido y ajenos al interés de todos.

Pero una cosa es aprovechar esa moción para acabar con la incompetencia política de Rajoy, a través de la exigencia de su responsabilidad política, y otra bien distinta es gobernar con un conjunto heterodoxo de buscadores de cargos, independentistas ambiciosos y un amplio sector de trasnochados que difícilmente se pondrán de acuerdo para tomar iniciativas que redunden en el interés general. Sea lo que fuere, nos encontramos ante una situación que, incluso aceptando los buenos deseos de Pedro Sánchez, es imposible que no acabe en un naufragio que pagaremos todos los españoles. Porque limitándonos a la cuestión catalana, el Presidente del Gobierno está demostrando una ingenuidad propia de un amateur en política.

Miguel F. Canser

www.cansermiguel.blogspot.com