Todos los días salir o llegar a Rivas se convierte casi en una proeza. Día sí y día también, quienes se desplazan a la capital -casi un 80% de nuestros vecinos y vecinas-, tanto en coche como en autobús, se encuentran con un flujo de tráfico intenso en las principales vías de nuestra ciudad para desembocar en una A3 colapsada. Una situación que altera la vida de los y las ripenses. Lo hemos dicho muchas veces, el enlace directo con la M50 es clave para nuestra ciudad y también para el Sureste madrileño dando una solución eficaz a este problema para poner fin a un agravio injustificable que cada vez es más insostenible.

El Gobierno de Rivas ha hecho todos los deberes para que el proyecto de la M50 sea una realidad en nuestra ciudad. Ya hemos comenzado las obras en los viales interiores de nuestra trama urbana para su acceso al futuro enlace de la ciudad a la M50, invirtiendo 1,1 millones de euros, con cargo al Plan Municipal de Inversiones (PMI). Esta demanda ciudadana, con un amplio consenso político y social, lleva cerca de 20 años en el cajón de pendientes en el Ministerio de Fomento. El presidente de la Comunidad de Madrid, Ángel Garrido, también se ha pronunciado a favor de esta conexión. Ahora solo falta que el ministro socialista José Luis Ábalos nos de cita y se cumpla la Proposición No de Ley (PNL), aprobada en la Comisión de Fomento del Congreso, propuesta por el propio PSOE y Unidos Podemos para que el acceso de esta circunvalación con nuestra ciudad esté en los próximos Presupuestos Generales del Estado, que el anterior Gobierno del PP nos negó.

El transporte es el principal problema de nuestra ciudad. Somos el único municipio madrileño que ve pasar la M50 sin poder hacer uso de la misma, vulnerándose un principio de igualdad territorial. Rivas no tiene Cercanías y sufrimos el peor Metro de la red madrileña, la única línea completamente privatizada de la red metropolitana. Por ello, hemos pedido que se revierta su concesión y que su gestión se haga desde lo público. Porque aunque la demanda que trasladamos el pasado 4 de septiembre en la reunión con el Presidente autonómico para ampliar el horario de la línea 9 de metro haya sido atendida, no es suficiente. Rivas y su ciudadanía merecen una línea de metro digna con una única zona tarifaria, un mayor número de convoyes para que quienes usan este servicio no vayan como sardinas en lata, el mismo precio de billete y una mayor frecuencia. Después de las obras de verano, tenemos peor servicio. No es una anécdota. Desde su reapertura, las averías son continúas, generando indignación y trastorno entre las usuarias y usuarios.

En Rivas, como en el verso de Mario Benedetti “no te rindas, por favor no cedas”, no nos rendimos porque exigimos disfrutar de los mismos derechos que nos pertenecen como madrileños y madrileñas. Ni más ni menos.