La Navidad es un evento mundial con un estilo casi homogéneo a lo largo del mapa. Muchas luces y colores, nieve, árboles decorados, Papa Noel en todas sus versiones… la globalización ha hecho que queden muy pocas tradiciones locales durante estas fechas, pero España mantiene las suyas con una salud de hierro. Este año, Groupon ha querido preguntar a los españoles cómo viven esas tradiciones tan nuestras, y en concreto el Sorteo de Navidad que marca oficialmente el comienzo de la Navidad en nuestro país.  Para ello ha realizado una encuesta a 2.000 personas de todas las Comunidades que han respondido cómo viven ellos la Navidad.

El 22 de diciembre todo el mundo se levanta con una esperanza nueva, y con la ilusión de que ese día puede cambiarle un poco la vida. Sin embargo, para un 32% de los madrileños es un día como otro cualquiera al que se le suma el seguimiento por internet de la retransmisión del sorteo. A diferencia de un 28,80% que confiesa vivir este día con especial ilusión siguiendo minuto a minuto el sorteo hasta que salga el gordo.

La expectación por el sorteo del gordo se traduce también en la cuántos decimos se compran para este día. Los madrileños se sitúan a la cabeza del ranking en términos de cuántos decimos adquieren, siendo entre dos y cinco números los cupones que compran un 58,40%, superando la media nacional de este número de cupones que se sitúa en un 54%.

Otra de las tradiciones de la lotería es la de compartir décimos, ya sea con amigos, familia, así lo confirma el 51% de los españoles, aunque en el caso de los madrileños, solo comparten en un 30,93%, pero más de la mitad (53,07%) prefiere compartir alguno y tener otro propio. Pese al afán de Madrid de tener sus propios números, un 62,13% confiesa que ha comprado más de una participación por puro compromiso con alguien.

A pesar de las colas que suelen formarse desde octubre en Doña Manolita, un 50,13% de los madrileños admite que hasta noviembre no comienza a plantearse el comprar números.  Aun así, un pequeño porcentaje (22,93%) aprovecha a comprarlos en viajes que realizan durante las vacaciones de verano. 

Las colas para comprar las participaciones o el seguir con ilusión el sorteo tienen por objetivo el mismo: conseguir el deseado Gordo o al menos alguno de los grandes premios, y en eso parece que los madrileños no pierden la esperanza, ya que a pesar de ser de los que más boletos compran un 50,40% confiesa que nunca le ha tocado nada, con suerte el reintegro o en ocasiones ni eso. Pero la magia reside en soñar qué se haría con el premio y en poder sumarse a ese 6,93% de madrileños que si han vivido la suerte de que les toque la lotería.

(Publicado por Groupon)