La Oficina de Inclusión Social del Ayuntamiento de Morata de Tajuña celebra, este viernes, sus primeros tres años de servicio. Desde su puesta en marcha, más de 500 familias se han beneficiado de sus iniciativas o han participado en sus actividades, que llegan a 170 personas semanalmente. Un proyecto que ha visto crecer los usuarios de algunos de sus programas hasta en un 700%.

A través de la Asociación Kankunapa, este servicio impulsado por el Consistorio, supone un espacio inclusivo, totalmente accesible, donde se ofrece una atención integral. Pionero en la comarca y totalmente gratuito, sus programas ayudan principalmente a contribuir al desarrollo integral de los niños de Morata a través de la detención temprana de trastornos del desarrollo, la realización de programas de prevención y la intervención sobre necesidades específicas.

“Las cifras de aceptación de la Oficina hablan por sí solas”, ha explicado el alcalde, Ángel Sánchez, para quien “este ha sido uno de los grandes proyectos de la legislatura” y “sin duda, uno de los que más ha beneficiado a la vida de los morateños”. Si en 2016, el Programa de Inteligencia Emocional para niños de 3 a 6 años arrancó con 22 participantes y sus familias, tres años después, ya son 110 sus usuarios. Un aumento del 500% que ha multiplicado por cinco sus beneficiarios y que ha incrementado la edad de éstos hasta los 8 años.

El programa de psicomotricidad infantil, dirigido a niños de 2 a 3 años, también ha despertado el interés de las familias. Más del doble de usuarios están integrados en él, pasando de los 11 participantes hace tres años a los 25 actuales, con un aumento del 227%.

Además de los programas dirigidos a los menores, la Oficina de Inclusión Social ofrece una atención educativa individualizada a las personas con necesidades especiales y sus familias. Dando acompañamiento y orientación familiar a siete veces más usuarios que en 2016, pasando de cinco familias a 35.

Servicios para mejorar la calidad de vida de los morateños que también llegan a los jóvenes con discapacidad y a sus familias. A ellos está dirigido el programa ‘Creando

Lazos’, en el que se trabajan aspectos como la psicomotricidad, el pensamiento crítico o la educación emocional con el objetivo de que les sean funcionales para su inclusión y participación en el municipio.

Garantía de futuro

A lo largo de estos 3 años, la demanda de la población a la Oficina no ha parado de crecer, y con ella han ido aumentando los servicios ofrecidos. Ejemplo de ello son los Espacios de Encuentro con Familias, en los que se genera un clima de confianza donde se produce un intercambio, con el objetivo de compartir, reflexionar y generar aprendizajes de forma conjunta; o actividades como los concursos de dibujos y cuentos o la participación en jornadas internacionales para sensibilizar y visibilizar sobre la discapacidad en la localidad.

“La inversión en prevención y en educación son una garantía de progreso y avance para la sociedad”, ha comentado el concejal de Servicios Sociales, Vicente Real, convencido de la “gran labor” de los técnicos de la Oficina y del futuro del servicio que, espera, pueda extenderse también a los jóvenes del municipio.

También te puede interesar