Marta Negro es una chica de Rivas que se ha propuesto vivir 111 experiencias por todo el mundo y todo ello sin pagar un solo euro. La joven solo utiliza el trueque como moneda de cambio. Ahora está en Barnaúl, al sur de la Siberia Occidental.

«Aquí hace una temperatura de 30 grados bajo cero», ha contado Marta Negro. La joven ha explicado que ha ido a Barnaúl «para hacer un intercambio de clases de inglés en escuelas». Hasta el momento ha recorrido unos 5.000 kilómetros y para llegar hasta Barnaúl ha cogido el mítico ferrocarril Transiberiano.

Entre los trueques que ha hecho hasta el momento, está el dar «una charla en una escuela», ha sido «guía en el metro de Moscú a cambio de alojamiento», ha «preparado una tortilla de patata» y hasta ha ido a una fiesta rusa en la que se dio cuenta, «sorprendentemente de que les gusta mucho el karaoke y lo hacen en cabañas de madera con barbacoas fuera», ha indicado Marta Negro.

Además, ha dicho que ha cumplido «un reto personal» al cruzar todo Polonia y Lituania haciendo autostop. «Todo el mundo que me ha recogido ha sido un encanto. He montado por primera vez en camión», ha expresado la joven que, además, ha contado que en uno de los autostop le recogió una mujer que hacía exorcismos y que «sacaba el mal de la gente». «Se enteró de que no estaba bautizada y al despedirme me dijo que ojalá que me bautizase durante el camino», ha recordado.

También te puede interesar