Yo, en los últimos años, he padecido alergias a los ácaros, al polen y sobre todo al pelo de gato. Otra cosa que me afecta muchísimo son los sistemas de climatización, es decir, el aire acondicionado, ya sea frío o caliente. Desde mi punto de vista es de lo más insano que se ha inventado, pues se acumulan en su interior gran cantidad de patógenos que van directamente a nuestras vías respiratorias por mucho que digan que limpian los filtros o los conductos de aire.

Eso me ha ido provocando problemas respiratorios, tales como episodios de asma, irritación de garganta constante y sinusitis, con la correspondiente sensación de que me retumben los oidos cuando hablo.

He de decir también, que profesionalmente he trabajado la gran parte de mi vida con la voz ya que soy locutor.

Decidí ir a ver al Dr. Lee. Una vez en la primera consulta le conté toda mi problemática.

Después de escucharme me dijo que mi gran problema era que no sabía respirar, pues lo hacía por la boca y no por la nariz. Me dijo que por la boca entran la gran mayoría de virus y bacterias, y eso hace que las defensas del cuerpo estén bajas. También hizo referencia a que alrededor del micrófono pasa lo mismo pues es un elemento que utilizamos muchas personas que nos dedicamos a la locución.

El Dr. tenía toda la razón. A lo largo de los años, yo había desarrollado mi propia técnica de respirar por la boca de forma modulada a la hora de hablar delante de un micrófono, pues si lo hacía por la nariz, el ruido de la respiración se grababa también. Así que me puse manos a la obra. Empecé a respirar por la nariz cuando me acordaba, pues no era fácil después de tantos años. También me enseñó a colocar la cabeza. Siempre iba con la cabeza muy levantada, como las tortugas decía el Dr. Y aprendí a bajar la barbilla con lo que la entrada de aire por la nariz también cambia y la garganta se irrita menos.

Aparte de ésto me ha estado tratando con acupuntura y he ido notando los efectos positivos con el tiempo. Desde luego no es rápido, por lo que hay que armarse de paciencia y tener confianza. De hecho a los pocos días, incluso, parecía que estaba peor que al principio. Comprendí que era la propia reacción del cuerpo después de tanto tiempo. Pero luego empecé a sentir la mejoría.

Justo ahora llevo veinte sesiones y los resultados son que ha desaparecido la presión que sentía en los senos paranasales, es decir en toda la zona frontal y superior de la cara, y también en la frente. La sensación de que los oidos retunbaban, prácticamente ha desaparecido. Y casi también los ataques de asma. Ya no utilizo Ventolín.

A lo largo de este tiempo he comprendido que acabamos siendo víctimas de nuestras malas constumbres de todo tipo, es decir, posturas de nuestro cuerpo, forma de caminar, forma de movemos, y también alimenticias, o sea de lo que comemos; y también respiramos.

Creo que, al final, nos olvidamos de lo importante que es todo ésto para nuestra salud; y se trata, por tanto, de ir corrigiéndolo.

Evidentemente ahora estoy en esa etapa y, la verdad, estoy bastante satisfecho. Mi situación anterior hacía que estuviera sin energía y con mucha sensación de cansancio. Ahora respiro bastante mejor yeso hace que también duerma mejor.

Por otra parte he conseguido abandonar la medicación tradicional de aerosoles con corticoides para la nariz y el Ventolín.

Así que ésto es lo que puedo decir acerca de mi experiencia.de acupuntura

Pedro P. Hemández

Madrid, l4de Noviembre de 2019

A través de una pareja, Luis y Rocío, oí hablar del. Dr. Lee. Ellos pasan sus vacaciones de verano en el mismo lugar que yo, y coincidimos a menudo en la playa dónde mantenemos buenas conversaciones. Un día estábamos hablando de salud y fue cuando mencionaron el nombre del Dr. Lee, comentando que los dos habían sido pacientes suyos. • ,

Me interesó mucho lo que me decían acerca del buen resultado que habían experimentado. Así que les pedí si me podían facilitar el teléfono de la consulta del Dr.