El acceso directo de Rivas con la M50 sigue siendo una demanda histórica y vecinal. Dos décadas llevamos reclamando esta necesaria infraestructura. Una reivindicación que cuenta con un amplio consenso político y social. La conexión con esta vía de circunvalación no solo es una prioridad para nuestro ciudad, sino que es decisivo para el desarrollo del Sureste madrileño, formado por 20 municipios con una población de más de 200.000 habitantes y donde se ubican más de 18 polígonos empresariales. Además, pondría fin a un punto negro en una carretera que es de vital importancia en el país como es la A3.

En este tiempo, desde el Ayuntamiento de Rivas no nos hemos quedado de brazos cruzados. Hemos ido dando pasos, aún no siendo competencia municipal, para que esta infraestructura básica sea una realidad. No solo hemos cumplido con todos los requisitos, sino que hemos realizado una importante inversión de cerca de 2,5 millones de euros, para posibilitar las obras del enlace, acometiendo la adecuación de las vías colectoras interiores, los estudios de tráfico y los proyectos de trazado y ejecución.

El Gobierno central ha comprometido una partida en el proyecto de Presupuestos Generales del Estado para 2021, presentado hace unas semanas, que contempla por primera vez un convenio con el Ayuntamiento de Rivas Vaciamadrid para el nuevo enlace con la M50. Una cantidad que será incrementada a través de una autoenmieda, si la Comunidad de Madrid no muestra su voluntad de financiar este proyecto estratégico para la comarca del sureste de la región.

En estos momentos, se hace más que necesario buscar una solución que pase no solo por  el apoyo institucional, sino también por la colaboración económica de todas las administraciones implicadas mediante un convenio a tres bandas como llevamos tiempo insistiendo. La Comunidad de Madrid no puede obviar de manera continuada que el Sureste de Madrid también existe y es donde menos inversión pública realiza. Ahora tiene la oportunidad de formar parte de la solución, de dar un paso hacia delante para que el Plan Madrid Activa no quede en papel mojado, que recoge como “grandes proyectos prioritarios” en el eje del Sureste, la conexión con la M50 en Rivas, entre otros.

De hecho, desde marzo de este año hay presentada una Proposición No de Ley en la Asamblea de Madrid que insta al ejecutivo regional a desbloquear este proyecto para conectar Rivas con la M50. El enlace a la M50 es una inversión básica para el sureste madrileño, que mejoraría la movilidad en la región y facilitaría también la actividad económica de la zona. Ya son muchos años esperando y ya no queda tiempo que perder. El inicio de las obras no puede retrasarse más. Ahora solo falta el compromiso del Gobierno de Ayuso y Aguado.

También te puede interesar