Siguiendo con el vistazo a CVN, tenemos la penúltima galaxia del Catálogo Messier, M106, una galaxia espiral catalogada en 1781 y que es de tipo Seyfert (Emite rayos X), cayendo hacia un enorme “Agujero negro” central. M106 es muy luminosa y se puede ver con prismáticos, partiendo de Cor Caroli (la estrella doble) y viajando con los prismáticos hacia el centro del rabo de la Osa Mayor o también llamado el “mango” de la cacerola. Se parece mucho a M31 y se sitúa pues, de canto. En la foto se ven los “chorros” de gas caliente de su enorme horno central.

Seguimos con el brillante cúmulo globular M3 (al sur de la constelación – Foto 2), cúmulo gigantesco formado quizás por medio millón de estrellas. Se encuentra muy lejos, casi a 34.000 años-luz, pero es bien visible aún con prismáticos y hay quien dice que se puede ver a simple vista (buena vista hace falta, y buenas condiciones). Contiene varias “cefeidas” por lo que su distancia se ha calculado con gran exactitud.

Dentro del grupo de M94 se encuentran las galaxias irregulares NGC 4214 y la espiral NGC 4244, bastante próximas, por lo que se puede intentar su visita en la misma sesión.

Existe en Canes Venatici una galaxia irregular gigantesca, NGC 4449, muy parecida a la Gran Nube de Magallanes y mucho más luminosa (Foto 3), que, con una magnitud  10, se encuentra al alcance de cualquier telescopio. Tiene una enorme región de formación de estrellas y grandes nubes moleculares, su “placenta”.

Por último, señalaré una pareja de galaxias incluidas en el Catálogo de Halton Arp de objetos peculiares. Se trata de dos galaxias que se juntaron hace unos 400 millones de años y el “tirón gravitacional” de esta aproximación se nota en la estructura distorsionada de sus dos componentes. Son la NGC 4485 y la NGC 4490.

Como curiosidad es de destacar que cerca de CnV existe un Vacío Gigante, y posiblemente sea el mayor vacío jamás descubierto, algo más grande que el Eridanus Supervoid y 1.200 veces el volumen de los vacíos típicos esperados, este vacío fue descubierto en el año 1988. No se trata de un vacío de gas, como puede ser el “Saco de Carbón” en la Cruz del Sur, sino una parte del universo que contiene muy pocas galaxias. A gran escala se ha descubierto que el universo es como una red de hilos de araña entre vacíos de galaxias y gas estelar, algo como un continuo de agujeros gigantescos.

Como dije no hay que esperar a Mayo para echar un vistazo a esta constelación. Localizad la Osa Mayor y descubrid esta bonita constelación de los “Perros de Caza”.

Ah, y no os olvidéis de observar la estrella doble de la constelación, la brillante Cor Caroli”. Unos simples prismáticos y a…

¡! Mirar al Cielo ¡! M. Manero