Los municipios del sureste, los más cercanos a las zonas húmedas de ríos y lagunas, ha pedido a la Comunidad de Madrid que lleve a cabo una limpieza integral de los márgenes de los ríos y utilice los herbicidas necesarios, algo que es competencia regional.

Rivas ha registrado en lo que va de verano en torno a veinte avisos por ataques de la mosca negra, una cifra similar a la de 2017 y que ha llevado al Ayuntamiento a mantener medidas preventivas, como instalar cajas-refugio para murciélagos que atacan a estos insectos, cambiar el horario de los riegos y recortar el césped.

Es el caso de Arganda del Rey “por el momento solo se han producido casos aislados” según fuentes municipales.

En Rivas, para tratar de reducir la presencia de la mosca negra, han retomado las medidas que iniciaron el año pasado, como cambiar el horario de los riegos e instalar pequeñas trampas y aparatos que despiden dióxido de carbono, simulando un ser vivo que atrae a las moscas negras y las atrapa.

También se han instalado diez nidos de murciélagos en el casco urbano, puesto que estos animales pueden comerse en una noche hasta 3.000 de estos insectos.

Los vecinos que acuden a pedir información al Consistorio o a comunicar a los técnicos de Salud que han sufrido la mordedura de este insecto están recibiendo información sobre cuál es la situación en la localidad, las actuaciones emprendidas por el Ayuntamiento y las demandas realizadas a la Comunidad.

También te puede interesar