El recién celebrado pleno de noviembre llegó adelantado en el tiempo y cargado de temas. No solo se abordaron los asuntos plenarios normales de gestión y las mociones y preguntas de los grupos municipales, sino que nuestro gobierno incluyó también la aprobación inicial del presupuesto municipal de 2018.

Que el presupuesto municipal sea uno de los puntos de un pleno ordinario resta, en cierta medida y desde nuestro punto de vista, visibilidad al trabajo de la oposición y, sin duda, el protagonismo y profundidad que merece este debate.

Las cuentas municipales no son un tema más a tratar, sino el tema con mayúsculas. Todo el debate político municipal está unificado en los presupuestos: cuánto dinero se recauda, en concepto de qué y cómo lo gastamos e invertimos; y a su vez es una buena forma de evaluar el trabajo del gobierno municipal, sus capacidades organizativas y gestoras, así como sus prioridades a la hora de abordar y solucionar problemas. Es, en definitiva, la valoración de la consecución o no, del objetivo de proyecto de ciudad que se desea hacer.

Centrándonos en los actuales, es la primera vez en lo va que de legislatura que los presupuestos se van a tramitar en plazo,  y por tanto la primera vez que comenzaremos el año con el presupuesto de su ejercicio, y no con uno prorrogado. Su elaboración por programas es novedad, y nos parece un avance. Agradecemos y valoramos desde estas líneas, al igual que lo hicimos en nuestra intervención en el pleno, el empeño de todos los trabajadores municipales.

En esta ocasión hemos vuelto a reclamar que el gobierno sea generoso y  que entregue el expediente definitivo con margen suficiente para que todos los grupos pudiésemos leer y analizar toda la documentación en profundidad, que es mucha.

Especial importancia damos desde nuestra formación a que haya sido recogida de manera explícita una de nuestras aportaciones: Una partida presupuestaria específica para atención a la diversidad funcional, cuyo objetivo es darle más visibilidad, independientemente de que haya actuaciones que se encuentren en diferentes partidas.

Los colectivos más vulnerables deben ser una prioridad para Rivas y pequeños pasos como este, conciencian y avanzan en la lucha por la inclusión Esperemos que la voluntad del gobierno sea llevar a cabo las propuestas aprobadas en pleno.

Beatriz Sobrino