Los miembros adscritos a RivasPuede/Podemos (RP/P) cuyos concejales forman parte del Gobierno Municipal de Rivas, reunidos en asamblea durante casi cuatro horas, discutieron la conveniencia de la construcción de un nuevo polideportivo en el barrio de La Luna, así como la fórmula de construcción y gestión.

Todos los presentes coincidieron en la demanda de instalaciones deportivas, en la actualidad en el barrio de La Luna no hay ninguna, coincidieron también en la necesidad de propiciar dotaciones deportivas para ese barrio, donde en la actualidad ya habitan más de 5.000 personas y en no mucho tiempo pasarán de los 15.000, además de que esta instalación también tendría que dar servicio a otros vecinos y vecinas del municipio, ya que la demanda por saturación de los otros polideportivos es considerable.

Se presentaron en la asamblea cuatro bloques de argumentación, expuestos por un representante de cada uno de los grupos que los habían elaborado, por el Grupo Municipal (GM) intervino la concejala de Deportes, Vanesa Millán. Además varios de los adscritos presentes, tomaron la palabra y expusieron también sus argumentos.

Únicamente los miembros del GM, concejales integrantes del Gobierno, defendieron el planteamiento y la continuidad del proceso de licitación del nuevo polideportivo. Todos los demás intervinientes plantearon la paralización del mismo y revisión de las condiciones de licitación.

Los argumentos se centraron principalmente: en lo contradictorio con el programa de RP/P que prima la inversión en servicios municipales; la crítica a ceder suelo a una empresa privada, para la explotación de un servicio durante 40 años; la insuficiencia del canon a pagar al ayuntamiento por la Empresa Gestora 15.000 €/anuales; etc.

La comisión encargada de análisis de los ‘contratos públicos’ expuso un estudio pormenorizado de los documentos que contienen la propuesta de licitación, incluso en comparativa con otras concesiones que ya tiene la empresa que (supuestamente) licitará. Planteando numerosas dudas, algunas supuestas irregularidades y carencias en la licitación (opción de retorno, cláusula de rescisión, etc.).

Pero sobre todo se criticó la falta de información no solo a adscritos a RP/P, sino también a los vecinos y vecinas. Y en el caso de los primeros, además no haber podido debatirlo antes de lanzar el concurso para la adjudicación.

Sin que se procediera a la votación (porque no estaba en el orden del día), los concejales recogieron el sentir casi unánime de la asamblea, para que replantearan dentro del Gobierno el estudio de nuevo del Proyecto, su paralización como Gestión privada y el estudio de otras fórmulas menos lesivas para los intereses de Rivas.

Bien es cierto, que aún el proyecto está en periodo de alegaciones y cualquiera puede presentar las que considere oportunas.

 

También te puede interesar