Cuenta Eduardo Galeano que «Un hombre del pueblo de Neguá, en la costa de Colombia, pudo subir al alto cielo. A la vuelta contó. Dijo que había contemplado desde arriba, la vida humana. Y dijo que somos un mar de fueguitos.

-El mundo es eso -reveló- un montón de gente, un mar de fueguitos. Cada persona brilla con luz propia entre todas las demás.

   No hay dos fuegos iguales. Hay fuegos grandes y fuegos chicos y fuegos de todos los colores. Hay gente de fuego sereno, que ni se entera del viento, y gente de fuego loco que llena el aire de chispas. Algunos fuegos, fuegos bobos, no alumbran ni queman; pero otros arden la vida con tanta pasión que no se puede mirarlos sin parpadear, y quien se acerca se enciende». 

   Y esa es la visión que disfrutamos cigüeñeras y cigüeñeros en el VII Encuentro de las Ampas de Rivas Vaciamadrid celebrado en la Casa+Grande este pasado 17 de noviembre. Visibilizamos padres, madres, educadores/as, alumnos/as cada uno con su fueguito a cuestas, cada uno con su igualdad distintiva, y todos empeñados en hacer, fabricar, pensar las pequeñas cosas con las que encumbrar la calidad de la enseñanza pública en nuestra ciudad .

   Radio Cigüeña fue invitada a realizar en formato de radio y retransmitir a toda la ciudad el evento  “EducaciON, EducaciOFF. Creemos otra Educación” . Y agradecidos, llenamos las mesas de micros con cables y capuchas de colores, experiencia, voluntarismo y cariño a quien nos valora y estima. Ellos nos recibieron con un espeso chocolate y unos churritos dopantes que colocaron la mañana fría en caliente convivencia.

    Una escuela pública de tod@s para tod@s rezaba, en verde, la pancarta de FAPA RIVAS biengastada por el uso y que presidía la mesa en que a modo de entrevista, coloquio general y redes sociales se reflexionaba sobre el papel que deben tener las familias en el diseño de un nuevo modelo educativo con participación animosa y variada.  Los pequeños detalles cotidianos son los que marcan la diferencia, aquellos que permanecen invisibles a los ojos pero se sienten y brillan con luz propia

   El calorcito del debate trajo el desarrope general apareciendo la asamblea marea verde, las verdes camisetas con otra frase de Galeano: “Mucha gente pequeña, en lugares pequeños, haciendo cosas pequeñas, puede cambiar el mundo”, claro que el colectivo, sin arrogancia, discretos y cercanos, había cambiado la última frase por “…lucha  por una educación de calidad”. Y así se argumentó la segunda mesa que proponía si era posible otra educación en nuestra hispánica tierra.

  Con los peques cansados, hambrientos los más, se culminó con la comida de “traje” que cada uno aportó de su cosecha. En los corrillos se hablaba. Muchas veces pensamos que nos gustaría cambiar las cosas, que no nos gusta esta educación tal y como está, pero creemos que no está en nuestra mano conseguir algo mejor, que no podemos hacer nada. Pero la verdad es que podemos hacer muchas pequeñas cosas y sobretodo tener claro que la educación no es un valor económico, es ante todo un valor fundamental del ser humano para afrontar su devenir social.

  Cuando la negrura y el descontento intimidan al mundo, surge la luz solitaria, pero atrevida de las personas. Pequeñas, ínfimas partículas de un colectivo, adquieren una dimensión épica que se expande con una fuerza inaudita y acaba iluminando la vida de los que les rodean y, muy de vez en cuando, de la humanidad entera.

   Salud, comunicación, y un buen año 2.020 para todos desde EL PREGONERO, programa informativo de RADIO CIGÜEÑA.

www.radiociguena.org