Los resultados de las elecciones generales celebradas este domingo vuelven a mostrar en Rivas un claro predominio del bloque de izquierda en la ciudad, situando a Unidas Podemos-IU, la coalición de la que forma parte Izquierda Unida,  como segunda fuerza tras el PSOE. Además, la irrupción de Más País-Equo, formación, que como Podemos, se incluye también dentro del actual gobierno municipal, aporta al bloque de partidos a la izquierda del Partido Socialista cerca del 30% de los sufragios, lo que sitúa al espacio político que gobierna Rivas como primera fuerza también en las elecciones generales.

La unidad suma

Para nuestra organización estos resultados no hacen otra cosa que reforzar la tesis de que la unidad suma y que el ejemplo de Rivas, como gobierno en el que confluyen todas las fuerzas de nuestro espacio político, debería servir para entender en el resto del país que esta unidad no solo funciona, sino que es imprescindible para defender los objetivos de las clases populares en un contexto en el que la ultraderecha comienza a ganar de nuevo espacios en las instituciones y la sociedad.

Consideramos que la superación de siglas y diferencias está en la base de una necesidad imperiosa de formar un bloque unido que frene a un extremismo que pone en peligro los avances democráticos de nuestro presente, en especial aquellos que, como los servicios públicos universales o las políticas de igualdad para las mujeres, sostienen los derechos de la mayoría social ya amenazados por las políticas recurrentes del bipartidismo.

El actual contexto político de nuestro país debe servir para que de una vez por todas se aparquen las diferencias en el bloque de izquierdas y se avance sin más excusas por la unidad popular que nos prepare para enfrentar esta amenaza ultraderechista. Desde Izquierda Unida Rivas ya estamos preparadas, por lo que esperamos que el ejemplo de nuestra ciudad, tanto en sus acuerdos de confluencia como en sus políticas municipales, pueda ser útil a este fin y se extienda por todo el territorio.