El primer festival en Órbita en el barrio centro de Rivas terminó con una excelente afluencia de público, entre muchos colectivos la AMPA del C.E.I.P Hans Christian Andersen estuvo presente en el festival ofreciendo talleres de reciclaje, juegos traicionales y un taller de experimentos científicos que además de enseñar a las niñas y los niños cómo funcionan los campos magnéticos o las reacciones químicas, se aprovecha la oportunidad para dar visibilidad a las mujeres que han aportado a lo largo de la historia grandes avances a nuestra sociedad y que han sido sistemáticamente silenciadas. Porque como AMPA nuestros objetivos no solo se limitan a divertir y entretener si no a mejorar el entorno en el que  nuestros hijos e hijas crecen, aprenden y se desarrollan como personas.

Habitualmente se relaciona a las AMPAS con la cabalgata de Reyes, la fiesta de Halloween, la celebración de San Isidro, etc, y si bien es cierto que todas esas celebraciones se hacen gracias a las AMPAS, también lo es que se trabaja para que otros proyectos mucho más importantes y menos visibilizados salgan adelante. En el colegio Hans Christian Andersen por ejemplo, la AMPA ha financiado cursos en disciplina positiva, igualdad de oportunidades o convivencia para familias y docentes con el objetivo de mejorar la relación de la comunidad educativa con las familias y l@s niñ@s. La creación de un huerto escolar o la pintura de patios para juegos inclusivos son otros proyectos realizados por la AMPA poco conocidos por padres y madres pero que han sido realizados gracias al esfuerzo de personas voluntarias para mejorar el entorno escolar de nuestros pequeños.

En el ámbito reivindicativo, AMPAS de todo Rivas se esfuerzan por a dar a conocer la precaria situación de los centros de nuestro municipio y luchan por cambiar las condiciones actuales; colegios masificados con exceso de líneas por curso y donde muchas aulas exceden de ratio de alumnado. En un municipio con una población que se acerca a toda velocidad a los 90.000 habitantes seguimos teniendo el mismo número de centros educativos que hace 10 años con 60.000, a excepción del C.E.I.P.S.O La Luna donde solo se ha abierto la primera fase y donde ya hay masificación por exceso de líneas.

En todos los ámbitos de la vida se precisa de la participación activa para cambiar la sociedad y tratar de mejorar las condiciones de vida de la gente, bien sea a través de partidos políticos, movimientos ciudadanos, sindicatos o tu misma comunidad de vecinos. Si lo pensamos detenidamente, nada en este mundo nos importa y nos preocupa más que nuestros hijos e hijas y por ello parece más que razonable que el entorno escolar sea uno de los primeros (si no el primero) de nuestros objetivos de acción participativa directa.

¿Saben realmente los padres y madres cuales son las condiciones de los coles donde sus hijos estudian?¿saben que en algunos centros se han perdido espacios comunes como los de música o psicomotricidad por falta de aulas?¿saben que no se permiten ciertos juegos en los patios porque no hay espacio suficiente para todos los niños?¿saben de las limitaciones de tiempo para comer porque han de hacerlo en varios turnos?. La respuesta en muchos casos será NO, porque la falta de participación activa en la vida de nuestros hijos en el colegio es muy escasa, porque la relación de las madres y los padres respecto del colegio de nuestros hijos no puede limitarse a dejarlos por la mañana y recogerlos por la tarde, porque es nuestro deber ayudar, exigir, proponer y vigilar que dentro de esas paredes donde nuestros hijos e hijas están siendo formados todo este en las mejores condiciones posibles.

Las AMPAS proponen proyectos, algunos salen adelante gracias a la financiación indispensable de sus soci@s y el esfuerzo de voluntarios, otros no se llegan a hacer por falta de recursos humanos. Durante el festival en Órbita, una madre de nuestro centro se acercó a nuestro puesto para proponernos la financiación de un curso en inteligencia emocional y preparar a nuestros niños y niñas de 6º para el gran salto que supondrá en un año el instituto con todo lo que ello conlleva….ese es el tipo de participación que las AMPAS necesitan, más allá del pago de una cuota….solo con eso ha merecido la pena nuestra participación en el festival.

Desde la AMPA del Hans seguiremos preparando el mejor pasaje del terror de Halloween de Rivas, haciendo la fiesta de fin de curso y la cabalgata, pero necesitamos más madres y padres involucrados que participen activamente para seguir trabajando también en proyectos educativos y de convivencia…..porque las AMPAS NO SOLO HACEN FIESTAS.

Sergio Jimenez

AMPA del Hans Christian Andersen.