Velilla de San Antonio vuelve a estar de enhorabuena.

La Consejería de Educación de la Comunidad de Madrid ha confirmado que va retirar la uralita
del porche del CEIP Valdemera este verano, al final del presente curso escolar,
ya que por la peligrosidad del amianto que contiene la uralita, ésta debe ser
retirada en periodos vacacionales, que es cuando el colegio no tiene actividad.
Una victoria que, ante todo, es de los vecinos y vecinas de Velilla, del personal
y de las familias que conforman la comunidad educativa del colegio Valdemera,
y que sólo es comparable a la conseguida en el verano de 2015, cuando el
pueblo de Velilla, gracias a su oposición unánime, evitó que se instalase una
gasolinera a 12 metros de las viviendas, impidiendo las consecuencias nocivas
para la salud y el negativo impacto medioambiental que esta instalación iba a
suponer para nuestro municipio.

El camino hasta llegar a la confrmación de la retirada del fibrocemento no ha
sido fácil. Hace poco más de un año, y tras hablar con miembros de la
comunidad educativa del Valdemera, desde IU Velilla decidimos presentar
conjuntamente con Podemos Velilla una moción en el Pleno del 29 de marzo
de 2017 solicitando la retirada de ese tejado de fibrocemento. En dicho Pleno,
el equipo de gobierno socialista dijo que nuestra moción carecía de sentido.
Nada más lejos de la realidad, pues más tarde, después de que el equipo de
gobierno nos entregara una documentación que llevábamos casi más de un
año solicitando, pudimos comprobar que en el mismo mes de marzo de 2017
había una situación de bloqueo en torno a la retirada de la uralita, pues tanto la
Comunidad de Madrid como el Ayuntamiento de Velilla se acusaban
mutuamente de tener la competencia de retirarla.

Un toma y daca con la Comunidad de Madrid que, dicho sea de paso, el equipo
de gobierno socialista de Velilla se tomó con mucha parsimonia. No en vano,
no tenemos evidencia de que el gobierno socialista de Velilla hubiera vuelto a
contactar con la Consejería de Educación de la Comunidad de Madrid entre
abril de 2017 y enero de 2018, lo cual nos dice que o bien el equipo de
gobierno se pasó más de medio año sin presionar a la Comunidad de Madrid o
que la comunicación a los vecinos y a la comunidad educativa de un tema tan
grave, como es el de la uralita, no se realizó como debería haberse hecho, lo cual es igual de reprochable. De hecho, el Ayuntamiento no emitió ningún
comunicado de que la alcaldesa u otros miembros el gobierno municipal se
hubieran reunido con la comunidad educativa del Valdemera o hubieran
convocado una reunión con los vecinos para informarles del problema de la
placa de fibrocemento del CEIP Valdemera.

Mientras Comunidad y Ayuntamiento discutían si la responsabilidad la tenía la
una o el otro, la uralita prolongaba su permanencia en el colegio, con las
consecuencias negativas para la salud de nuestras hijas e hijos que ello
conllevaba. Desde IU y Podemos iniciamos una campaña de presión al
Ayuntamiento en redes, donde contamos con la inestimable ayuda de varias
vecinas y vecinos de Velilla, y en los Plenos posteriores a la presentación de
nuestra moción para que el equipo de gobierno optase por retirar la uralita y
luego, si efectivamente es competencia de la Comunidad de Madrid, pedirle
cuentas al gobierno regional. A pesar de que esta era la forma más rápida que
había de solucionar el problema de salud que supone la uralita, el PSOE de
Velilla siempre se mostró contrario a ello. Desde luego, no sería por el coste
económico que hubiera supuesto, el cual ascendía a sólo 5.000 euros. Mucho
menos de lo que nos cuestan a todas y a todos las sanciones impuestas al
Ayuntamiento por malas gestiones de anteriores equipos de gobierno
socialistas, algunas de las cuales llegan, incluso, a ser millonarias.

Precisamente, esos 5.000 euros fueron protagonistas en un formulario de
alegaciones, a través del cual, las más de 300 vecinas y vecinos que lo
firmaron y presentaron en el Ayuntamiento, dejaron claro que el error del
equipo de gobierno al no incluir esa y otras partidas en el presupuesto
municipal fue mayúsculo. Dos días después del fin de esta campaña de
recogida y presentación de firmas, la Comunidad de Madrid da su brazo a
torcer y decide retirar la uralita.

No quisiéramos cerrar esta nota sin antes agradecer a todas las vecinas y
vecinos de Velilla San Antonio y demás miembros de la comunidad educativa
del CEIP Valdemera su participación, su concienciación sobre el problema de
la uralita y su presión al Ayuntamiento, tanto en las redes como a través del
formulario de alegaciones, porque si ninguno de ellos ni ninguna de ellas
hubieran actuado, hoy no estaríamos celebrando la retirada de la uralita. Como
ya ocurriera con la gasolinera, el pueblo ha recordado una vez más que la
salud de las personas está por encima de cualquier otra cosa.

También te puede interesar