“La verdad sigue siendo mucho más complicada que la mentira, pero ya no te voy a contar más mentiras… Estoy cansado… Te ruego que no me creas”.

La casa de los caracoles, de H. G., libro inconcluso,

“According to the philosophers of India, the whole universe is composed of two materials, one of which they call “Akasha”. It is the omnipresent all penetrating existence…”

Salgo del amplio salón y me dirijo por el corredor del ala oeste hacia el fondo. Todo está oscuro allá, no más allá de diez metros para penetrar de lleno en la oscuridad…, ahí me dirijo, no hay escapatoria…

(Es curioso, a pesar de todo, sigo teniendo voluntad de existir. Me aferro a la vida aunque esté aquí, internado. No sé qué propósito tiene todo esto, pero lo tiene. No me queda mucho tiempo, o sí, no sé, pero sigo pensando que algún día podré pasear alejado de los confines de la verja roja del patio. Si en algún momento puede usted hablar con el director del centro, le ruego que pregunte por mi situación y que se acerque un momento a visitarme para informarme. Ya sabe, soy el de la 222, en la segunda planta. Mi habitación está más o menos a mitad del pasillo de la izquierda… Si lo desea, puedo invitarle a un café de la máquina y contarle todo lo que me sopla Raúl -el chismoso-, se enterará usted de todos los cotilleos del hospital; le pondré al día.)

No deje de visitarme…

Naaaha, naaha (pasito), na, na, na, naaaah…. (miro por la ventana).

“Akasha”, primera materia pregenésica. Fuego, tierra, aire, agua, impulso vital, electricidad, éter original…. “Akasha”, energía divina; telón de fondo… “Akasha”, Fohat, Prana vital.

Hades Gaudó

Créditos y nota de agradecimiento: La imagen que ilustra este capítulo corresponde a un dibujo del artista madrileño Antonio Márquez. Quedo muy agradecido a tan inspirado artista que además es un buen amigo.

Nota a pie de página:  Como quiera que este espacio es reducido, tengo que restringir los ruegos habituales para que desde Europa se tomen medidas efectivas para ayudar a los refugiados sirios y a los demás refugiados, a los africanos, ya sean subsaharianos o magrebíes, en fin, a todos lo que sufren. En Europa, en España, continuamos cerrando fronteras; seguimos levantando barreras, unas de espino y otras de papel, algunas —mucho peor— de acero invisible, barricadas custodiadas por cíclopes y dragones; malditas leyes e ideologías. (Cientos, miles de muros y vallas siguen elevándose hacia los cielos en todo el mundo…. Cientos de miles, millones de personas, continúan sin poder ejercer uno de los derechos elementales del ser humano.)

Y no quiero terminar sin volver a recordar dos cosas puntuales, dos cosas importantísimas para ayudar en España: Acceso a la Sanidad universal para todos los inmigrantes, sin ningún tipo de restricción ni discriminación (atención sanitaria y farmacéutica gratuita, incluidos los que se hallen en situación “irregular”) y solucionar de una vez por todas la insoportable la situación española en el asunto de los  desahucios (cientos, miles de familias quedan en la calle porque la legislación española no soluciona la gran estafa que la Banca ha propiciado en las últimas décadas; auténtico pillaje que está dinamitando la cohesión social).

Y todo esto hay que hacerlo dejando aparte cualquier tipo de consideración ética y/o moral dejando de lado las ideologías, las creencias religiosas y las consideraciones económicas…, esto hay que hacerlo  simplemente PORQUE ES LO CORRECTO.