Dos bolígrafos, textliner naranja, amarillo y verde, lupa binocular, una camisa, calendario,  (gimme shelter), ¿será posible?…

Tropecé y ya no encuentro el rumbo; no importa, cualquier trayecto es correcto, cualquier camino conduce al lugar equivocado, ¿importa la dirección?…, aquí, allá, ¿interesa el sitio?,

Estoy muy cómodo en mi torre de marfil, bēi xǐ jiāo jí; ¿salir?, ¿???, para nada, oye,

Una tecla tras otra pulsadas en el orden equivocado pueden componer un relato creíble…,  peligro, peligro, ¡qué peligro!, pero no nos suele preocupar que nos dirijan…, que te guíen o que me orienten no suele preocuparnos…, y seguimos girando la rueda sin cuestionar el eje que la mantiene, regresando al mismo lugar una y otra vez como Sísifo,

No hay descanso…, una y otra vez, una y otra vez, una y otra vez…

¡Despierta!

Sólo la música tiene sentido entre tanto engaño, tanta tiniebla y tanta mentira (nubes oscuras, cielo cerrado; la niebla, otra vez la niebla…); sólo la música,

Fjaka,

(1)  Bēi xǐ jiāo jí,   (Mixed feelings of grief and joy),

Hades Gaudó,

 

Nota a pie de página:  Como quiera que este espacio es reducido, tengo que restringir los ruegos habituales para que desde Europa se tomen medidas efectivas para ayudar a los refugiados sirios y a los demás refugiados, a los africanos, ya sean subsaharianos o magrebíes, en fin, a todos lo que sufren. En Europa, en España, continuamos cerrando fronteras; seguimos levantando barreras, unas de espino y otras de papel, algunas —mucho peor— de acero invisible, barricadas custodiadas por cíclopes y dragones; malditas leyes e ideologías. (Cientos, miles de muros y vallas siguen elevándose hacia los cielos en todo el mundo…. Cientos de miles, millones de personas, continúan sin poder ejercer uno de los derechos elementales del ser humano.)

Y no quiero terminar sin volver a recordar dos cosas puntuales, dos cosas importantísimas para ayudar en España: Acceso a la Sanidad universal para todos los inmigrantes, sin ningún tipo de restricción ni discriminación (atención sanitaria y farmacéutica gratuita, incluidos los que se hallen en situación “irregular”) y solucionar de una vez por todas la insoportable la situación española en el asunto de los  desahucios (cientos, miles de familias quedan en la calle porque la legislación española no soluciona la gran estafa que la Banca ha propiciado en las últimas décadas; auténtico pillaje que está dinamitando la cohesión social).

Y todo esto hay que hacerlo dejando aparte cualquier tipo de consideración ética y/o moral dejando de lado las ideologías, las creencias religiosas y las consideraciones económicas…, esto hay que hacerlo  simplemente PORQUE ES LO CORRECTO.