Atrapo una mosca en vuelo, una quimera. Me balanceo en la telaraña, juego con el peligro. Las cosas que importan permanecen ocultas. No entendemos nada. No aprendemos. Error tras error. Carex hallerana. Carex divisa. Carex muricata. Carex divulsa. Lisboa. Santa Lucía. Recuerdas? Primavera silenciosa. Ocaso. Contracultura?

Tras once años escayolado, no aprendo. Resulta gracioso ¿Gracioso? Es patético. El Titanio es verde y su barniz también, como la podredumbre. La mezcla genética es complicada, te lo puedo asegurar. Nitruro sobre óxido, pH 7,4. Ti[N(CH3)2]4. No vas a encontrar el más mínimo atisbo de poesía; ahora toca esperar 7 años de hambruna. Letargo emocional…

(Aparecen en televisión y en la prensa; a veces casi a diario. Guapos y aseados; repeinados. De sus bocas salen palabras bien calculadas; palabras amables y discurso perfecto (o no) que adormece; pero no te confíes: son vampiros que se transforman a tus espaldas. Por la noche se alimentan de la sangre seca de los muertos. La tuya y la mía… El doctor Jekill y Mr. Hyde no son dos personajes de novela, son fiel reflejo de la realidad.)

No solamente la sombra del ciprés es alargada; a veces, la proyección de árboles más bajos se puede percibir mucho más allá ¿Quién es el huésped?

Bioactividad, descenso de la prostaglandina E2. Integración ósea?

βλαστ στέον… Trabajo para los osteoblastos.

Hades Gaudó

Nota a pie de página:  Como quiera que este espacio es reducido, tengo que restringir los ruegos habituales para que desde Europa se tomen medidas efectivas para ayudar a los refugiados. Ya sean sirios o africanos, sean subsaharianos o magrebíes, a todos lo que sufren. A pesar de los gravísimos problemas que ahora tenemos “en casa” por causa del Covid-19, el “coronavirus” dichoso, en Europa y en España no cejamos en el empeño: seguimos cerrando fronteras; continuamos levantando barreras, unas de espino y otras de papel, algunas —mucho peor— de acero invisible, barricadas custodiadas por cíclopes y dragones (malditas leyes e ideologías). Cientos, miles de muros y vallas siguen elevándose hacia los cielos en todo el mundo…. Cientos de miles, millones de personas, continúan sin poder ejercer uno de los derechos elementales del ser humano. Lejos de resolverse, la situación se agrava cada día más ¿Quién ha dicho que tenemos derecho a levantar vallas y a cerrar fronteras? ¿a quienes queremos engañar?

Y no queremos terminar sin volver a recordar un asunto puntual importantísimo para ayudar en España como es el de solucionar de una vez por todas la insoportable la situación española en el asunto de los  desahucios: cientos, miles de familias quedan en la calle porque la legislación española no soluciona la gran estafa que la Banca ha propiciado en las últimas décadas; auténtico pillaje que está dinamitando la cohesión social. A pesar de la grave situación actual, tampoco eso cambia y sigue su curso exactamente igual que hace unos meses. La Banca es implacable…

Y todo eso hay que hacerlo dejando aparte cualquier tipo de consideración ética y/o moral dejando de lado las ideologías, las creencias religiosas y las consideraciones económicas…, eso hay que hacerlo  simplemente PORQUE ES LO CORRECTO.