Cada vez se vive mejor, pero también hay cada vez más enfermos, ¿a qué se debe?

Si vemos a los enfermos de cáncer, de alta tensión, de diabetes y otras enfermedades con características similares, tienen una característica común, y es que tienen falta de sal.

Si nos fijamos, el cáncer proviene de la putrefacción del cuerpo debido a la ingesta excesiva de azúcar y a la falta de ingesta de sal, la diabetes viene de que al faltar insulina en el cuerpo no puede equilibrar los azucares, estropeándose los riñones, y la alta tensión proviene de la mala circulación provocada por la obstrucción de los vasos sanguíneos por exceso de grasa y azucares. Por lo que si nos fijamos, en los tres casos son provocados por el exceso de azúcar en el cuerpo. Y es el riñón quien neutraliza el exceso de azucares con insulina, expulsando el exceso por medio de la orina, pero la falta de insulina, hará que el riñón se exceda y se estropee, provocando insuficiencia renal.

La insulina se crea en el páncreas, y para poder crear la insulina, el páncreas necesita sodio, pero las dietas con demasiada reducción de sal impiden que el páncreas tenga la suficiente sal para poder crear insulina. De este modo, las dietas se centran más en la reducción de sal, basándose en los estudios que demuestran que el exceso de sal es nocivo, y no teniendo en cuenta que la falta de sal también acarrea muchos problemas y crea enfermedades tales como la tensión alta u otras enfermedades raras. Pero, por el contrario, también se puede ver que muchas de las personas con cáncer, ataques al corazón, septicemia, leucemia, cirrosis, insuficiencia renal, enfermedades en los vasos sanguíneos, y otras muchas enfermedades, tienen en común la falta de sodio en cuerpo. Y esto no hace más que demostrar la importancia de la sal.

Tanto el cuerpo humano como el cuerpo animal están construidos para conservarse en sal y no en azúcar, el cual provocaría la putrefacción del mismo. Por lo que los animales que no pueden tomar la suficiente sal o no tienen sal en su dieta pueden aguantar con solo el 0,4% de sodio en cuerpo ya que tampoco toman azucares. En cambio, el humano que si toma una gran cantidad de azucares, necesita igualmente una suficiente ingesta de sal para poder neutralizar el azúcar que consume, pero por el contrario toma menos sal que los animales, siendo su sodio en cuerpo del 0,2-0,3%, lo que resulta en enfermedades tales como el cáncer, la diabetes o la alta tensión.

Por otra parte, las dietas hoy en día, se centran mucho en la cantidad de agua que se debe consumir al día que es de 2,5L, siendo este un factor que agrava la falta de sal. Ya que la sal recomendada es inferior a 6mg, y esto solo daría para abastecer al líquido encefálico y no sería suficiente para llegar a los demás organismos.

La cantidad de sal debe ser del 0,9% comparada con el agua, ya que solo con agua sin sal no funciona el metabolismo, pues todos los líquidos en nuestro cuerpo, tales como la sangre, la saliva, las lágrimas, el sudor, la orina, las heces, el jugo digestivo, el líquido encefálico, la linfa, la insulina, etc. son agua salada.

Pero ¿qué pasaría si en vez de agua salada solo hubiese ingesta de agua sin sal?

Si hacemos el cálculo del 0,9% de sal en agua con la recomendación de 6mg de sal, esto solo daría para crear unos 600mg de agua salada. Por tanto, de la ingesta de 2500mg de agua, solo 600mg serían servibles y los restantes 1900mg serían solo desechos. Pero además, cuando el agua ya está en nuestro organismo necesita sal para poder salir, es por ello que todos los líquidos que salen de nuestro cuerpo, como el sudor, la orina o las lágrimas son siempre saladas. Por tanto, las personas que tienen una dieta baja en sal tampoco deberían tomar mucha agua.

Antes la gente enfermaba por la falta de alimentos, y hoy en día ocurre lo contrario, la gente enferma por exceso de alimentos, pero probablemente de esas personas el 70% tengan falta de sal.

Las personas necesitan la ingesta de 2500mg de agua y algo más de 25mg de sal por evaporación o también conocida como sal marina, la cual contiene más de 80 minerales, para poder mantener el 0,9% de sal en el organismo. Por lo que, los bebes y los niños pequeños tienen un 80% de agua y un 1,6% de sodio que es lo que hace que puedan mantener una temperatura corporal de entre 37º y 37,5º. Y por el contrario, la vejez viene de la reducción de sal y de agua en el organismo, siendo que el cuerpo cada vez es capaz de crear menos agua salada y llegando hasta la muerte.

Lo que debemos tener en cuenta es que la función de la sal en nuestro organismo es fundamental, siendo que el cuerpo necesita de la sal para la digestión, la desintoxicación, la defecación, la preservación, el mantenimiento de la temperatura, la neutralización, el latir del corazón, y otros muchos procesos necesarios para el correcto funcionamiento del cuerpo.

Por tanto, aunque tampoco es bueno el exceso, hay que tener en cuenta que la falta de sal es causa de muchas enfermedades y tomar la sal suficiente es por ello muy importante y también es la clave para una larga vida.

Kil Soo Lee