La Comunidad de Madrid ha implantado una estrategia de control y detección de casos de COVID-19 en esta fase de transición que supone la puesta en marcha de equipos multidisciplinares de ‘rastreadores’.

La Consejería de Sanidad, a través de la Dirección General de Salud Pública, permite así identificar a las personas que han estado en contacto con casos positivos y proceder a su aislamiento domiciliario, cuando así corresponda.

El objetivo principal es que todas las personas que pueden transmitir el virus se queden en casa, para que se pueda cortar la transmisión del virus, y por lo tanto, la epidemia.

A esta estrategia se suma desde esta semana, el procedimiento para aplicar la prueba de PCR en los centros de salud, para la detección precoz de nuevos casos de infección por coronavirus.

La prueba se realiza a las personas con síntomas compatibles con COVID-19 o bien en el propio centro de Salud o en casa.

La consejería de Sanidad, a través de la Gerencia Asistencial de Atención Primaria, incide en que antes de acudir al centro de Salud se contacte previamente por teléfono.

Desescalada

La Comunidad de Madrid ha enviado al Ministerio de Sanidad, en la tarde de ayer día 12, poco antes de las 16.00 horas y desde la Consejería de Sanidad, la documentación con la que solicita el cambio para pasar a la Fase 1 de la desescalada ante el COVID-19.

También te puede interesar