Los grupos municipales Somos Rivas y Rivas Puede, que forman parte del Gobierno municipal, sacaron un comunicado que respondía a otro en el que intervenimos, que dice:

“Ni el Ayuntamiento de Rivas Vaciamadrid ni su empresa municipal de servicios Rivamadrid –de capital 100% público municipal- están exportando nada ni participan de la implantación de ningún proyecto en Chile ni en ningún otro sitio vinculado al tratamiento para la incineración de residuos”.

Y continúan:

“La actividad que, al margen de ese proyecto de I+D+i, realice la empresa privada [Ecohispánica] no puede atribuirse como responsabilidad del Ayuntamiento de Rivas ni de Rivamadrid puesto que estos no participan en modo alguno de la implantación o comercialización mencionadas”.

Esas afirmaciones de desvinculación del Ayuntamiento y de Rivamadrid del proyecto chileno no son ciertas, dado que el 19 de enero de 2015, una delegación de autoridades chilenas de la ciudad de Temuco y la región de Araucanía visitó la planta y a ellas le presentaron el proyecto de la planta el director de Rivamadrid D. José Gómez y estuvo presente Dña. Ana Reboiro concejala del Ayuntamiento de Rivas, como atestigua el vídeo publicado por Rivas al Día TV http://www.rivasaldia.tv/inicio/video.jsp?id=1683&idcanal=rivamadrid.

Hay que añadir que con esa delegación vino un empresario, que no es autoridad ni empleado público, el Sr. Robert Wörner Muxica. En abril 2015 se funda la empresa WTE Araucanía, de la que es accionista y director el Sr Wörner. En septiembre 2015 se aprueban las bases de la licitación del proyecto por parte del Ayuntamiento de Temuco. En abril 2016 se adjudica a WTE Araucanía el proyecto, que actualmente está en proceso de autorización ambiental.

Aquella presentación fue pues el impulso imprescindible de una actividad comercial del Ayuntamiento a través de Rivamadrid, que ha tenido su continuidad en Chile y que si concluye en una implantación allí del modelo de planta experimentada en Rivas, dará lugar a que Rivamadrid reciba un 35% de los beneficios obtenidos por Ecohispánica, en dicha operación. Tal como se recoge en el Convenio entre Rivamadrid y Ecohispánica según la memoria de 2013 de Rivamadrid.

Por lo tanto, insistimos, no es cierto que el Ayuntamiento no tenga nada que ver con el proyecto chileno.

Eso si, no se puede afirmar que Rivamadrid haya estado detrás de la forma en que la planta de esterilización ha encontrado utilidad, como alimentadora de una incineradora. Los grupos municipales rechazan la incineración y el propio Sr. Gómez en el vídeo de la visita afirmó que la planta era una alternativa a las incineradoras y los vertederos.

Sin embargo si los grupos del Gobierno municipal se limitan a desvincularse de lo que haga Ecohispánica (y esperan cobrar los beneficios de su actividad) sin denunciar lo que sería una aplicación rechazada por el Ayuntamiento: el uso de la planta como alimentadora de incineradoras de residuos urbanos, sería un acto de hipocresía institucional, con consecuencias graves para las relaciones de Rivas con los pueblos hermanos de Chile.

Por ello proponemos que los grupos del gobierno municipal hagan una declaración institucional de rechazo al proyecto de WTE Araucanía, por la utilización de la planta de esterilización de residuos como alimentadora de incineradoras y que se lo hagan saber a las autoridades y poblaciones chilenas afectadas.

Sólo en ese caso serán admisibles para nosotros las declaraciones de no responsabilidad y de rechazo a la incineración que hacen los grupos municipales de Somos Rivas y Rivas puede.

En Rivas Vaciamadrid, a 9 de diciembre de 2017
Rivas Aire Limpio

 

También te puede interesar