Ursa minor en latín, (genitivo, ursa minoris) es una la última constelación circumpolar del hemisferio norte y realmente la circumpolar por excelencia, ya que se halla en el centro del círculo que el cielo parece recorrer alrededor del eje de la Tierra. Comparte el mismo nombre que la Osa Mayor, debido a que se asemejan bastante y sus formas también podrían ser de Osa, de Cacerola y con sus siete estrellas, formarían un Carro pequeño. Es una constelación muy antigua y forma parte de las 48 constelaciones enumeradas por el astrónomo Claudio Ptolomeo en el siglo II.

La Osa Menor es una constelación muy débil, pero cuenta con una peculiar estrella, que se encuentra casi en línea con el eje terrestre, la estrella polar. De este modo, permanece prácticamente fija en el cielo y señala el polo norte geográfico, por lo que ha sido, durante siglos, empleada por navegantes como punto de orientación para sus travesías por los mares. Aún hoy día, los excursionistas nocturnos la utilizan para saber dónde está el Norte. Junto con la Osa Mayor, es uno de los asterismos más conocidos del cielo de este hemisferio.

En la mitología griega, existen varias versiones sobre el origen de la Osa Menor. La más conocida habla de que sería Fenice, transformada en osa por Artemisa después de que Zeus la sedujera. Al ser este relato muy similar al de Calisto, transformada en la Osa Mayor, algunos autores creen que originalmente debió haber un relato con dos historias del mismo personaje (Zeus habría convertido a Calisto en la Osa Mayor y posteriormente Artemisa la habría convertido en la Osa Menor).

La Estrella Polar (alfa ursa minoris), con una magnitud aparente de 1.86, es una estrella supergigante amarilla a 431 años luz de nosotros, unas 2.400 veces más brillante que nuestro Sol y 45 veces más grande. Con grandes telescopios podemos observar que Polaris es un sistema triple con dos acompañantes más débiles. El movimiento de precesión de la Tierra, llevará hacia la estrella Polar el norte celeste hasta el año 2100 momento a partir del cual se alejará nuevamente, y hacia el año 15.000 será Vega la nueva estrella polar. Como ya he explicado, nuestro planeta oscila muy lentamente en el espacio, como una peonza, a esta oscilación se la denomina “precesión”. Un efecto de este movimiento es que la posición de los polos celestes cambia constantemente. Los polos celestes trazan un circulo entero cada 26.000 años.

Pocos objetos de cielo profundo existen en la Osa Menor, siendo el más notable la galaxia espiral NGC 6217 (foto núm. 3), situada a 60 millones de distancia del Sol, así como una galaxia “enana” que es satélite de nuestra Vía Láctea.

Dada la importancia de la “estrella polar” para la orientación de los telescopios de aficionados, voy a utilizar el siguiente artículo para mostrar cómo colocar el telescopio para obtener las mejores imágenes del cielo sin que este se mueva a nuestro alrededor y tengamos que estar continuamente rectificando la posición. No olvidéis que la Tierra gira alrededor de su eje a la tremenda velocidad de 1.674,40 km/h.

La Osa Menor es visible todo el año, aunque su mejor fecha para observar sus estrellas sería la primavera y siempre después de las primeras horas posteriores a la media-noche, ya que a esas horas es cuando la tierra se ha enfriado lo suficiente para ver con claridad cuando… ¡! Miréis al Cielo ¡!

M. Manero