LLUVIA

Empapados de alma y sentimiento

vamos andando la vida

entre abruptas esquinas,

cálidas mesetas,

pausas y quebrantos,

múltiples apremios.

 Hay una dulce lluvia

que nos templa y nos acoge

sin ruido de viento

ni  rumor en el cristal;

solo un calor de chimenea

en el hogar.

Santiago Sánchez Torrado