Tal y como estaba previsto, un numeroso grupo de mujeres se concentraron en la Plaza de las Ranas en Covibar (Rivas Vaciamadrid), para dar comienzo a la jornada reivindicativa por la igualdad total de las mejeres.

A las 12 en punto daba comienzo la sonora cacerolada que retumbaba en la plaza y que se escuchaba desde casi un kilómetro a la redonda. Duro poco más de un minuto, pero fue suficiente ¡comenzamos juntas la huelga!, ese era el lema y el objetivo.

La acción transcurrió sin incidencias, a pesar de las amenazas que durante todo el día anterior, alguien había estado publicando por las redes, incluso amenazando con disparar si le molestaban… Insolidarios, obtusos y negacionistas de la realidad ha habido siempre, ¡menos mal que son muy pocos…!

También te puede interesar