Estamos ante una pequeña constelación, pero que  al ser observada, causa una inusitada sorpresa, ya que este grupo de estrellas dibuja en el cielo una “Corona” casi perfecta. Por ello, se ha denominado a esta constelación La Corona Boreal, aunque en un principio, Ptolomeo la llamó simplemente “Corona”. ¿Por qué se añadió “boreal”? Porque en el cielo Sur existe una formación estelar que también dibuja un arco de estrellas y que veremos –  cuando toque – como la “Corona Austral”.

En la mitología griega, la corona pertenecía a la princesa Ariadna, hija de Minos, rey de Creta. Ariadna despreció el matrimonio con Dionisos (Baco, para los romanos), porque en ese momento tenía forma de hombre y no de dios. Dionisos, para demostrarle que era un dios, lanzó la corona al cielo, convirtiéndose esta en un “arco de estrellas” y entonces Ariadna se casó con él (Algo exigente, la princesa, que había sido ya abandonada por Teseo (J). La corona vino a quedar entre el conductor de bueyes Bootes (izquierda) y Hércules, hijo de Zeus (superior derecha), como podemos ver en la Foto1.

Es un hecho destacable que su principal estrella, (Alfa coronae), conocida como Gemma o Alphecca, es una doble eclipsante, es decir que la compañera se pone delante de la principal según nuestro ángulo de visión, cada 17 días, por lo que su luminosidad varía con este hecho. Ambas estrellas están a unos 75 años-luz.

Le sigue en brillo Beta coronae (Nusakan), también doble y a unos 115 años-luz de nosotros y el resto de las estrellas son muy débiles y presentan pocas características especiales, destacando sólo que más de ocho, son variables.

No presenta objetos de cielo profundo que puedan ser vistos por aficionados y puedo citar dos cúmulos de galaxias muy lejanas que se encuentran en el catálogo de Abell (Ab. 2065 y Ab. 2162). Este astrónomo americano, trabajó en el Observatorio Griffith de Los Ángeles (muy cerca de las famosas letras de Hollywood. Foto2) y recopiló los principales cúmulos de galaxias, llegando a la increíble cifra de casi 4.000 cúmulos en su catálogo.

La Foto3 está realizada por mí y pertenece al programa sobre las “Constelaciones del Cielo” que estoy desarrollando para PC y que posiblemente ponga a disposición de los lectores aficionados de Zarabanda que me lo soliciten, cuando esté terminado. Como veis, el número de estrellas visibles es de unas 37 y se puede observar mejor en el mes de Julio.

Los objetos NGC que contiene la constelación tienden a reunirse hacia el Norte de la fotografía del programa (parte superior izquierda) y son demasiado débiles para ser observados por pequeños telescopios.

 Como dije, la constelación está situada entre Hércules y el Boyero (Bootes) y no es por ello muy difícil de encontrar. Os adjunto la Foto4 con la situación de la Corona y os invito a volver a ver esta parte del cielo porque una vez que la encontréis os va a maravillar el precioso arco de estrellas que recuerda a la singular princesa Ariadna, que una vez…

¡¡Miró hacia el cielo!!

M. Manero