– La Comunidad de Madrid va a destinar 1.483.42 euros a
las actuaciones de reforestación y mejoras forestales que se realicen en la
región durante el presente año. Así lo ha puesto de manifiesto el consejero de
Medio Ambiente y Ordenación del Territorio, Carlos Izquierdo, durante su visita
al área recreativa que se encuentra junto a la presa del río Henares, conocida
como ‘Las Islillas’ y recientemente acondicionada. Esta zona recibe su nombre
por las lagunas de la presa, que forman uno de los nueve complejos lagunares
del Parque Regional del Sureste.

Izquierdo ha destacado que “estos espacios con ecosistemas propios de
bosques y humedales tienen un importante papel en la limpieza del aire que
respiramos los madrileños y el agua de nuestros ríos”, poniendo en valor la
política medioambiental del Gobierno de la Comunidad de Madrid, “destinada a
la protección y preservación del medio ambiente, con un especial énfasis en el
desarrollo del medio ambiente desde la sostenibilidad”.

Los trabajos a realizar incluirán una importante partida para el seguimiento y
evaluación de plagas forestales, los trabajos selvícolas y las repoblaciones, así
como para la reforestación, que ya ha comenzado y va a suponer la plantación
de 425.000 árboles más repartidos en 623 hectáreas, entre ellos los ejemplares
que se han plantado ya en la parte forestal de densificación de Las Islillas.

Asimismo, el consejero ha mostrado su satisfacción por la inclusión de otros
espacios protegidos en las actuaciones previstas a lo largo del año, como
“Valdelatas, la Dehesa Boyal de San Sebastián de los Reyes, la Dehesa de
Colmenarejo, la Dehesa de Moralzarzal, Mejorada del Campo, Velilla de San
Antonio, Soto de Bayona de Titulcia, Altos del Piul y el Soto de las Juntas
y Parques Periurbanos como Bosquesur, Polvoranca, Valdebernardo”.

ACTUACIONES EN EL ÁREA DE LAS ISLILLAS

En concreto, en la zona de Las Islillas, incluida en el Catálogo de Humedales de
la Comunidad e integrado en la Red Natura 2000, se han realizado trabajos de
adecuación y mejora destinados tanto al cuidado medioambiental como al uso
público. Entre ellos destacan el saneado del arbolado, que procede en su
mayoría de una repoblación de chopos canadienses de los años ochenta y que,
dada la edad de los árboles, se encontraban en mal estado, presentando
pudriciones y desecamiento de ramas y copas, que podían provocar la caída de
algunas ramas o de los propios árboles.

Para realizar el saneado arbóreo se ha realizado el apeo o talado de
extremidades de 25 chopos secos o irrecuperables, incluyendo el desramado,
troceado y eliminación de restos no aprovechables. Después se han
destoconado los ejemplares apeados con medios mecánicos para la eliminación
de restos. Los ejemplares recuperables han sido podados en altura y, por último,
se han eliminado los restos de ramas de la zona.

Asimismo se ha adecuado el suelo, formado en gran parte por residuos sólidos
urbanos procedentes de obras que afectaban tanto a su fertilidad como a la
estética, por lo que se han retirado los escombros en 8.000 m2 de terreno y
trasladado a un vertedero autorizado, para después nivelar la zona y realizar el
compactado de las tierras limpias.

Otras actuaciones realizadas para adecuar y mejorar esta área recreativa han
sido las plantaciones destinadas a reponer el arbolado perdido, con 30
ejemplares de especies de ribera propias de la zona, así como medidas de
protección contra las roeduras de conejos, y la renovación de las mesas del
merendero y de los contenedores de residuos, que han sido sustituidos por dos
nuevos modelos de recogida selectiva semisoterrados para facilitar su acceso a
todos los usuarios, así como antivandálicos, ignífugos y antigrafitis.