El Consejo de Gobierno ha sido informado de la tramitación con carácter de emergencia, como consecuencia de la situación creada por el COVID-19, de la contratación de distinto material sanitario, equipos de tecnología sanitaria, material quirúrgico asistencial y para el montaje que permitió poner en marcha el Hospital temporal de la Comunidad de Madrid en IFEMA, por un importe de 21.336.300,65 euros.

A todos los contratos que está realizando la Administración regional para atender las necesidades derivadas de la protección de las personas y otras medidas adoptadas para hacer frente al COVID-19, les resulta de aplicación la tramitación de emergencia.

Todo un derroche y además sin control puesto que se ha hecho mediante ‘tramitación urgente por emergencia’. (La información quien la facilita es la propia CM).

La Comunidad de Madrid ‘ha vendido’ a la ciudadanía como un logro de gestión, la puesta en marcha del ‘Hospital de IFEMA’, cuando verdaderamente es la manifestación del más rotundo fracaso de las políticas sanitarias de los sucesivos gobiernos del Partido Popular en la Comunidad de Madrid. Justo las camas habilitadas en el IFEMA son las mismas que los gobiernos del PP han venido suprimiendo en los hospitales madrileños durante los últimos años. La falta de material de protección y equipamientos necesarios para atender la pandemia del Covid-19 deja bien clara la falta de previsión y la carencia de políticas de prevención de los gobiernos desde Esperanza Aguirre hasta Isabel Díaz Ayuso pasando por todos los intermedios. Deja al descubierto las maniobras puramente especulativas, economicistas y del ‘pelotazo’ en el proceso de privatización de la Sanidad Pública.

Si los gobiernos del Partido Popular tenían capacidad para ir recortando poco a poco la Sanidad Pública Madrileña, era porque las competencias en Sanidad estaban delegadas en los gobiernos autonómicos, en este caso en el Gobierno de la Comunidad de Madrid, por tanto también las soluciones a cualquier tipo de eventualidad, como en este caso el Civid-19, eran competencia del Gobierno de la Comunidad de Madrid, por mucho que Ayuso y sus consejeros se esfuercen en culpabilizar ‘al maestro armero’.

La gestión de la pandemia en la Comunidad de Madrid ha sido un absoluto fracaso y ha costado muchos millones a las arcas públicas y muchas vidas a las familias madrileñas, como por ejemplo las de las residencias de mayores (la más alta con creces de toda España), claro que la señora Presidenta había ordenado que ‘los mayores de 70 ya había llegado la hora de que murieran’.

JManuel del Castillo