La Comunidad de Madrid respalda los proyectos empresariales que generan desarrollo económico y empleo de calidad en las localidades del eje sureste de la región. Este apoyo se explicita a través de cambios normativos como la nueva Ley de Cooperativas, en la que ya trabaja el Gobierno regional, que acercará las empresas de la economía social al mundo digital, o en las ayudas y el asesoramiento que ofrece la Comunidad a los emprendedores y autónomos de la región para crear, consolidar o internacionalizar sus empresas.

El consejero de Economía, Empleo y Competitividad de Madrid, Manuel Giménez, ha visitado hoy Villarejo de Salvanés –una de las 22 localidades que integran el Eje sureste de la región- para conocer dos proyectos que llevan décadas aportando desarrollo económico, empleo y talento a la zona: las Bodegas Jeromín y la Cooperativa aceitera Recespaña.

La primera de ellas, fundada en 1956, es una empresa familiar que cumple ya tres generaciones y se ha convertido en una de las grandes referencias del sector vitivinícola de la región. Bodegas Jeromín, que pertenece a la Denominación de Origen Vinos de Madrid, vendió el pasado año cerca de 1,4 millones de botellas de distintas variedades, 350.000 de las cuales se exportaron a una veintena de países, entre ellos Estados Unidos, Canadá, China o Japón.

Por su parte, la Cooperativa aceitera Recespaña, constituida en 1969, agrupa a más de 2.100 socios y ha modernizado sus instalaciones y procedimientos, además de diversificar sus actividades, para crear una planta con capacidad para almacenar 2 millones de kilos de producto y embotellar 10.000 litros de aceite diarios, además de extender la venta de sus productos a Italia, Francia o Panamá.

“Bodegas Jeromín y Recespaña son dos casos de éxito, dos ejemplos perfectos de iniciativas cooperativas y empresariales que apuestan por la generación de empleo en el entorno rural”, ha subrayado el consejero, que comprometió el apoyo del Gobierno regional a todos los proyectos que colaboren a dinamizar la economía.

En este sentido, Giménez ha señalado que la nueva Ley de Cooperativas modernizará su contenido para adaptarlo a las nuevas realidades económicas y tecnológicas de la región, prestando especial atención a la economía social y a la flexibilización y racionalización de los procesos burocráticos que afectan a las cooperativas madrileñas. Asimismo, permitirá crear cooperativas digitales y de ciberseguridad para facilitar la puesta en marcha actividades económicas relacionadas con el talento y la innovación en el mundo tecnológico.

El titular de Economía ha recordado también las distintas líneas de ayudas, información y asesoramiento que ofrece el Gobierno regional a los emprendedores y autónomos de la región, que comprenden medidas para ayudarles a crear sus negocios –como la tarifa plana de cotización a la Seguridad Social o la capitalización del paro para constituirse como trabajador por cuenta propia-, consolidarlos y expandirlos fuera de nuestras fronteras.

Este es uno de los objetivos de la Ventanilla Única de Internacionalización, una oficina de atención personalizada que ofrece información y asesoramiento integral sobre los instrumentos públicos de apoyo existentes para la internacionalización de las empresas madrileñas