La Comunidad de Madrid propone un viaje virtual por seis
siglos de la arquitectura en la región. Con la iniciativa online Arquitectos de
Madrid, la Consejería de Cultura y Turismo da a conocer el extenso patrimonio
arquitectónico madrileño a partir de la obra y el legado de los más ilustres
arquitectos, desde el siglo XV hasta el XXI, una nueva iniciativa para profundizar
en el conocimiento de nuestra región mientras siga vigente confinamiento por el
COVID-19.

Así, el portal web de la Comunidad de Madrid (www.comunidad.madrid) recopila
una cuidada selección de los arquitectos y obras más representativas que, a lo
largo de 600 años, han dado forma a la región tal como hoy la conocemos. Según
ha señalado la consejera de Cultura y Turismo, Marta Rivera de la Cruz, “la
arquitectura es una de las artes que mejor refleja la estructura social y las
costumbres de cada época”.

Con Arquitectos de Madrid “queremos invitar a recorrer seis siglos de la historia
de la región madrileña a través de lo que nos cuentan los edificios más
emblemáticos de nuestra región y sus diferentes estilos arquitectónicos”, ha
añadido Rivera de la Cruz.

El proyecto recoge la biografía, trayectoria y obra de 25 arquitectos que han
desarrollado su trabajo tanto en la capital como en diferentes localidades de la
Comunidad de Madrid, como Alcalá de Henares, Nuevo Baztán y San Lorenzo de
El Escorial, entre otras. Palacios, plazas, murallas, fuentes, museos o rascacielos
son algunos de las obras que estos artistas han dejado tras de sí, en un extenso
período de tiempo que abarca desde el siglo XV hasta el XXI.

Entre los 25 arquitectos seleccionados para este recorrido destacan Rodrigo Gil
de Hontañón, Juan Bautista de Toledo, Juan de Herrera, José Benito de
Churriguera, Ventura Rodríguez, Francesco Sabatini, Juan de Villanueva, Narciso
Pascual y Colomer, Antonio Palacios, Francisco de Cubas, Matilde Ucelay
Maortúa, Joaquín Otamendi, Juan Tuñón, o Rafael Moneo, entre otros.

LOS ARQUITECTOS Y SUS OBRAS

Este recorrido histórico por la arquitectura madrileña comienza con la figura de
Rodrigo Gil de Hontañón, que participó en muchos de los proyectos religiosos y
civiles más representativos de su época. Por ejemplo, en Alcalá de Henares firmó
la torre de la Catedral Magistral de los Santos Niños Justo y Pastor o la fachada
del Colegio Mayor de San Ildefonso, actual sede del Rectorado de la Universidad
de Alcalá, una de las señas de identidad de la ciudad complutense que, además,
fue declarada Patrimonio de la Humanidad en 1998.

Otro arquitecto clave es Juan de Herrera, y su obra más conocida es el Real
Monasterio de San Lorenzo de El Escorial, iniciado por Juan Bautista de Toledo.
El estilo herreriano acabó definiendo la arquitectura de los Austrias y se extendió
por todo el Imperio español. Como arquitecto de Corte, también se ocupó de
atender otras obras impulsadas por Felipe II, como el Puente de Segovia, el más
antiguo de la capital, aunque ha sufrido varias modificaciones a lo largo de su
historia.

La transición entre los siglos XVII y XVIII está marcada en lo artístico por la
influencia del llamado barroco castellano, que irá evolucionando hacia lo
ornamental y lo recargado, y terminará conocerse como ‘churrigueresco’ en honor
a José Benito de Churriguera y a sus hermanos. La arquitectura de Churriguera
está muy vinculada a la familia Goyeneche. Para ellos construyó dos obras
fundamentales, el pueblo de Nuevo Baztán y su residencia en Madrid, el Palacio
de Goyeneche. El Palacio es ahora la sede de la Real Academia de Bellas Artes
de San Fernando.

El siglo XVIII es un momento especialmente productivo para la arquitectura
madrileña, que recibirá las corrientes europeas de la mano de autores llamados
a la corte por la monarquía borbónica. Entre los arquitectos de este siglo destacan
Ventura Rodríguez, Francesco Sabatini y Juan de Villanueva. De hecho, Madrid
no sería la misma sin la herencia de Ventura Rodríguez. Arquitecto Maestro Mayor
de la Villa desde 1764 hasta el final de su vida, dejó huella de su estilo en
numerosas edificaciones y rincones de nuestra región como la iglesia de San
Marcos o el palacio del infante don Luis de Borbón, en Boadilla del Monte. Pero
quizás sus proyectos más conocidos sean el Paseo del Prado con las fuentes de
Cibeles, Neptuno y Apolo, convertidas hoy en iconos de la ciudad de Madrid.
A la muerte de Fernando VI, Carlos III designa a Sabatini como arquitecto real
para modernizar la ciudad de Madrid. La Puerta de Alcalá, la de San Vicente
(reconstruida en 1995) y uno de los accesos al Jardín Botánico son algunas de
sus aportaciones. Juan de Villanueva fue Arquitecto Mayor de Madrid, Maestro
Mayor de los Sitios Reales y, tras morir Sabatini, director de las obras del Palacio
Real. Es uno de los principales representantes del neoclasicismo en Madrid y su
gran legado es el programa de construcciones del proyecto científico que impulsa
el conde de Floridablanca para el Paseo del Prado: el Museo de Ciencias
Naturales, hoy Museo del Prado, el Observatorio Astronómico y la puerta de
acceso al Jardín Botánico.

NUEVA ARQUITECTURA PARA UNA CIUDAD MÁS MODERNA

Ya en el siglo XIX, Narciso Pascual y Colomer protagonizará la transformación
urbanística de Madrid, que se produce en paralelo a la transformación social. Su
despegue se produce en la década de 1840, tras ganar el concurso para construir
el Congreso de los Diputados con un proyecto que recordaba a los palacios del
quattrocento, con un pórtico griego. Su amistad con el marqués de Salamanca fue
fundamental en el desarrollo de su carrera, ya que le encargó el palacio del Paseo
de Recoletos y el palacio de la finca de Vista Alegre, en Carabanchel.

La primera mitad del siglo XX está marcada por la figura de Antonio Palacios,
responsable de algunos de los edificios más emblemáticos de Madrid que
contribuyeron a transformar la antigua villa barroca en una metrópoli moderna.
Junto con Joaquín Otamendi ganó en 1904 el concurso para el Palacio de
Comunicaciones, actual sede del Ayuntamiento de Madrid. A partir de entonces,
Palacios realizó otros proyectos que han definido la imagen del nuevo Madrid,
como son el Hospital de Jornaleros de San Francisco de Paula, el Círculo de
Bellas Artes, el Banco Español del Río de la Plata (actual Instituto Cervantes) o el
Banco Industrial y Mercantil, hoy sede de la Consejería de Cultura y Turismo de
la Comunidad de Madrid en la calle de Alcalá.

Finalmente, Rafael Moneo es uno de los representantes más destacados de la
arquitectura española contemporánea. Es el responsable de algunos de los
proyectos museísticos con más repercusión en Madrid, como la ampliación del
Museo Nacional del Prado y la rehabilitación del Museo Nacional ThyssenBornemisza.

A ellos se unen sus trabajos en el Banco de España, la maternidad de O’Donnell y la Estación de Atocha, que configuran la imagen actual de la
ciudad de Madrid.