Estos son los nuevos casos de COVID-19, que la Consejería de Sanidad de la Comunidad de Madrid ha comunicado al Ministerio de Sanidad, incluyendo los diagnósticos por PCR y los confirmados por los test rápidos de antígenos, que permiten conocer el resultado de la prueba en 15 minutos.

El número de pruebas diagnósticas totales realizadas depende directamente de la situación epidemiológica, a mayor sospecha clínica de infección, mayor uso de pruebas diagnósticas. La misma relación existe en función del número de brotes y contactos estrechos detectados. A medida que disminuye la incidencia de enfermedad, hay menor indicación de pruebas diagnósticas.

En esta tabla se resume la evolución de las pruebas de antígenos y PCR realizadas en las tres últimas semanas:

Semana                               Test AG                                       PCR                                    TOTAL

39 5.800 172.842 178.642
40 24.638 125.732 150.370
41 58.697 79.697 138.394
TOTAL 89.135 378.271 467.406

En un estudio que publica eldiario.es, Madrid omite miles de casos para falsear el número real de contagios: El retraso en los diagnósticos provoca una caída artificial de entre el 20% y el 30% en la incidencia acumulada, un dato que solo aflora días después.

“El pasado 2 de octubre, Madrid notificó 1.005 nuevos casos de coronavirus en la región el día anterior. Solo una semana más tarde, para esa misma fecha, aparecen en las tablas oficiales de la Comunidad 2.422 positivos: más del doble. Otro ejemplo más reciente, el 9 de octubre: ese día declararon 1.428 positivos en la jornada anterior. Solo cuatro días después, este lunes, han reconocido 2.183 casos ese mismo día: un incremento del 53%.

Hay ejemplos aún más extremos. El 24 de septiembre, Madrid declaró 828 positivos. Hoy admite que ese día fueron cinco veces más: 4.276 nuevos contagios.

No son anomalías aisladas: es la norma habitual. Cada día, el Gobierno de Madrid va sumando nuevos casos en jornadas anteriores; contagios que se admiten a posteriori y que modifican la estadística de forma notable. La foto reciente nunca es completa: solo varios días después, hasta más de dos semanas, Madrid refleja en sus tablas oficiales toda la realidad.

No hay un solo día en la estadística de las últimas semanas que no esté enmendado. Siempre a posteriori, siempre para apuntar nuevos casos que en su momento no se contabilizaron.

Esta enorme dilación en los registros provoca dos cosas. La primera, que el dato del día siempre sea menos grave que la realidad. La segunda, que también se minusvalore la incidencia acumulada: ese indicador que hoy se ha convertido en el protagonista del debate político, en el enfrentamiento de la Comunidad de Madrid contra el Gobierno por el estado de alarma.

En el Gobierno de Ayuso y en el PP defienden que Madrid ya está por debajo del umbral de incidencia acumulada de 500 casos por 100.000 habitantes –el fijado junto a otros criterios para decretar el cierre de una ciudad– y piden el levantamiento del estado de alarma. El ministro Salvador Illa ponía, no obstante, el acento en los retrasos en la notificación de los datos que dan una foto distorsionada del virus en la región.

Y es que el Ejecutivo de Ayuso está aprovechando los retrasos que acumula a la hora de notificar los nuevos casos positivos de COVID-19 para hacer ver que la situación de la pandemia es mucho mejor que la real en su pelea para que el Gobierno prescinda del estado de alarma. Esta dilación provoca una caída media artificial de entre el 20 y el 30% en la incidencia acumulada de casos entre los datos recién publicados y su actualización al incorporar durante días después los positivos atrasados, como se aprecia en los listados del Ministerio de Sanidad”.

También te puede interesar