Imagina que pasaría si se acumulase mucha basura en casa. Seguramente se convertiría en un espacio inhabitable, pues cada vez habría menos espacio, el olor se haría insoportable y aparecerían un montón de bichos. De este modo si se acumula mucha basura en el interior del cuerpo, será la razón de muchas enfermedades.

La basura del interior del cuerpo se refiere a los residuos de pus generados por infecciones que vagan por el cuerpo. Es decir, son restos huella de la lucha de los anticuerpos al defender el cuerpo de virus o de invasores externos.

Hay bultos o pústulas externas que se ven, pero también hay muchos que no se ven y vagan por el cuerpo. Y son estas las que pueden provocar un mayor problema.

Si las infecciones de pus van vagando por los vasos sanguíneos crean problemas en estos, pero si se forman o se acumulan en la pared de los vasos sanguíneos, dicha pared aumenta de grosor y se endurece, lo que absorbe residuos de la sangre, dificultando o bloqueando la circulación sanguínea hasta provocar arteriosclerosis. Si estas infecciones se acumulan en la piel provocarán enfermedades de la piel tales como la dermatitis, si se acumula en los músculos, provocarán enfermedades musculares tales como la fibromiositis o la fatiga muscular, si se acumula en las articulaciones, pueden provocar enfermedades articulares como la artritis, si se acumula en el corazón, pueden provocar hasta un infarto del miocardio u otras enfermedades del corazón. Y si se acumula en los nervios o en el cerebro, pueden provocar pérdidas de memoria, alzheimer e incluso depresión.

Por ello, podemos concluir que todas las enfermedades derivadas de la vejez, comienzan por una infección de pus que provoca una mala circulación. Todas las personas viven creando todos los días pequeñas infecciones y estas salen diariamente del cuerpo al descansar y dormir por medio del sudor, de la orina o de los excrementos. Pero, incluso en una persona joven, si se acumulan en una zona y no son expulsados fuera del cuerpo debido al estrés o a distintas razones, sobrepasando los ratios normales, es ahí donde surge la enfermedad.

Tomando mucha vitamina P y haciendo que la circulación de la energía corporal y de los vasos sanguíneos sea buena, se pueden reducir las infecciones de pus y mejorar la salud.

[Auto test para evaluar mi estado de infección corporal]

1. Peso mucho, siempre tengo hambre y ganas de dulce.

2. Se me rompen fácilmente las uñas.

3. Mi pelo no tiene brillo.

4. Suelo tener mala digestión y estreñimiento.

5. Mis horas de sueño se alargan y me siento pesado aun después de dormir.

6. Mi concentración ha empeorado en comparación con el pasado.

7. No tengo fuerza en el cuerpo y me da la sensación de que mi cuerpo no está bien.

8. Me duele la cabeza y siempre noto que estoy cansado.

9. Tengo la piel seca.

10. Tengo rinitis, asma o alguna enfermedad parecida.

11. Padezco alguna enfermedad en las encías como puede ser la gingivitis.

12. Padezco de tensión alta o diabetes.

*Si se tienen más de 4 síntomas de los arriba mencionados, se puede ver como una señal de anomalía en el cuerpo.

Kil Soo Lee (traducción: Kahi LS)