En Madrid, como todos los años, el ayuntamiento ha celebrado, en los distintos distritos, cabalgatas de Reyes. Este año ha llamado la atención la del distrito de Vallecas.

Ha desfilado, dentro de la cabalgata, una carroza con tres mujeres –una dragqueen– que, bajo la asociación Orgullo Vallekano, pretende dar visibilidad a los valores de igualdad y diversidad, algo que también atañe a la educación de los niños, donde se estima que un 10% son LGTBI.

Nada más saber esto, los sectores conservadores han lanzado sus dardos venenosos contra este hecho, denunciando que esta carroza es un intento más de Ahora Madrid y de la alcaldesa Carmena de desnaturalizar la Navidad.

Ahí quedan preocupadísimos los chicos y chicas del PP y de  C’s porque no entienden que esta carroza hubiera debido participar en un desfile navideño y profundamente religioso. Y es que estos meapilas utilizan su religión para tapar sus vergüenzas homófobas. Por mucho que lo intentan no pueden evitarlo y les sale homofobia por todos sus poros.

El argumento que han empleado estos conservadores nacional-católicos es tan flojo que basta ver cómo son la gran mayoría de cabalgatas, y las carrozas que las componen, para que quede desmontado de inmediato.

Porque, ¿cuándo han protestado los peperos y demás conservadores cuando han desfilado, junto a los Magos de Oriente, equipos de fútbol, dioses romanos como Cibeles o Neptuno, o personajes que nada tienen que ver con la Navidad como Darth Vader? O, ¿Cuándo han dicho ni pío ante carrozas como las de El Corte Inglés, MoviStar o distintos bancos? Y que yo sepa tampoco tienen mucho que ver con la Navidad. Eso sí, son los representantes de esta sociedad plutocrática donde el Dios Dinero es el Zeus de nuestro tiempo.

Y no sólo han criticado la existencia de esta carroza, que trata de normalizar ante los niños y mayores las orientaciones sexuales minoritarias, sino que han mentido, como nos tienen acostumbrados, y desde uno de sus diarios favoritos han anunciado que los reyes magos eran sustituidos por reinas drag-queens, cuando los magos han seguido siendo los ocupantes de las carrozas principales, mientras que la carroza en cuestión ocupaba un puesto complementario más, dentro del desfile.

Ojalá que hubieran despertado la misma preocupación por el barrio de Vallecas –al que tienen olvidado y discriminado— que la que demuestran por esta carroza.

Y es que tratan de mantener las apariencias y pretenden encerrar al colectivo LGTBI en un solo día, el del Orgullo Gay, sin permitir que se salgan de su fiesta, porque en el fondo y en la superficie son unos carcas y unos homófobos de primera y basta cualquier excusa para que se les caiga la careta. Son lo que son, y pretenden negarlo, ni que estuviéramos ciegos.

Salud y República

El Kabileño

http://rafa-almazan.blogspot.com.es/