En estos momentos, con una crisis sanitaria sin precedentes que ha costado la vida a miles de personas, necesitamos de la Sanidad Pública, pero la Sanidad Pública también necesita de nosotros. Necesita contar con los medios y recursos necesarios.

La Sanidad Pública es, a día de hoy, la herramienta más eficaz con la que contamos para hacer frente a la Covid-19. Sin embargo, la situación en la que se encuentra, el deterioro, la falta de medios y la inadecuada gestión por parte de la administración competente, especialmente en los Centros de Atención Primaria, hacen que los y las profesionales no puedan desempeñar adecuadamente su labor, se genera una situación de desamparo entre la población y se dificulta, por tanto, el control de la pandemia.

No se puede obviar que los Centros de Atención Primaria son la primera línea de combate de la pandemia y como tal, claves en la detección precoz y el control del virus. Sin embargo, parece que la Comunidad de Madrid obvia, o quiere obviar, esta realidad y comete la irresponsabilidad de no dotar la Atención Primaria de los medios y recursos necesarios para el control en la propagación de la Covid-19, y lo que es más grave, para la atención sanitaria como tal.

La realidad que viven muchos Centros de Atención Primaria debida a esa falta de medios, recursos y personal, entre los que se encuentran los de Rivas Vaciamadrid, hace que: las consultas de enfermería no puedan ofrecer las actuaciones sanitarias que se venían prestando a la población por tener que asumir las nuevas funciones que ha traído la Covid-19; en muchos casos, el personal sanitario está ocupando unos roles y funciones muy diferentes a las que eran su función; la atención presencial (incluso con todas las medidas de seguridad sanitaria necesarias) se ha visto reducida a la mínima expresión produciéndose una desnaturalización de las consultas médicas, en su mayoría telefónicas, lo que dificulta el diagnóstico y control de patologías; la derivación de pacientes a otros centros se complica con constantes cambios y demoras en las citas; los tratamientos no demorables (curas, inyectables…) los está realizando, en su mayoría, el SUMMA 112 a través de los Servicios de Urgencias de Atención Primaria, los cuales, en Rivas, están cerrados a la atención presencial, debiendo trasladarse a otras localidades o al hospital para continuar recibiendo el tratamiento; etc.

Las precarias condiciones, por falta de recursos, en la que se encuentran los Centros de Atención Primaria, es una realidad. Una realidad que se ha denunciado y denunciamos en innumerables ocasiones, pero una realidad a que no hace frente la Comunidad de Madrid, administración competente. Existe una nula o prácticamente inexistente planificación por parte del Gobierno Regional, una caótica gestión, una inadmisible improvisación y una insuficiente inversión en los recursos destinados a la sanidad pública.

En definitiva, no hay recursos suficientes, no hay personal suficiente, no hay planificación. La Comunidad de Madrid no da respuesta ni soluciones a la situación en la que se encuentran los Centros de Atención Primaria, imprescindibles para proteger la salud de todos los madrileños y madrileñas. Ya se llega tarde. No podemos esperar más. Nos jugamos mucho, nos jugamos la salud.

Mónica Carazo, portavoz del grupo Municipal Socialista