Los míticos 600, los Renault 8, los Seat 1430 o los Dodge 3700 volverán a llenar las calles de Morata como hace décadas. Será este domingo en la IV Concentración de Autos Clásicos de la localidad, que este año reunirá a más de 200 vehículos clásicos vecinos de toda España en su edición más numerosa que ya ha colgado el cartel de “no hay más plazas”.

Una exhibición de estas joyas del motor a las que este año se le sumarán una decena de motos y camiones de época. Y es que quienes se acerquen a Morata podrán contemplar desde una motocicleta Lube del año 1956 – la más antigua de la muestra- hasta una colección de camiones Pegaso de todas las décadas del siglo pasado.

Y sobre las cuatro ruedas, también verdaderas piezas de coleccionista, como un Citroën C4 del año 1937 o vehículos que marcaron una época, como los Renault Super 5 o los Peugeot 309. Todo sin olvidar a los autos más exclusivos, como los Dodge, los Mustang o las diferentes versiones de los Corvette.

Además, por segundo año consecutivo, la Concentración de Autos Clásicos contará con vehículos militares de época, como siete Jeeps, ambulancias, Land Rover o incluso un cañón de campaña, que escenificarán un campamento militar en pleno centro de Morata.

“Esta concentración se ha convertido ya en un clásico de estas fechas y supone el comienzo de todo un calendario de eventos destinado a animar a los vecinos a que salgan, pero también a atraer a numerosos visitantes”, ha explicado el alcalde, Ángel Sánchez, recordando que también el domingo comienza su temporada de invierno el Museo de la Molinería.

Los vehículos, venidos de todos los rincones de España, estarán expuestos desde las diez hasta las doce de la mañana a lo largo de las calles Real y Domingo Rodelgo y en la plaza Mayor. Después, la caravana de clásicos pondrá rumbo a la cercana localidad de Ciempozuelos, pasando por Titulcia, y desde allí volverá a Morata para disfrutar de una comida de fraternidad.

También te puede interesar