En estos días se han dado a conocer los resultados de una encuesta sobre ‘estado de opinión’, realizada por el Ayuntamiento a los vecinos y vecinas de Rivas, el pasado mes de diciembre.

Sería ingenuo pensar en una encuesta completamente aséptica, incluso más que ingenuo imposible diría yo. Las encuestas solo son formas de ‘tomar el pulso’ a la ciudadanía, en lo que se refiere a determinados temas de interés. A partir de ese planteamiento, hay que asumir que cuando se lanzan los sondeos de opinión, todos tienen una intencionalidad. Y una vez obtenido el muestreo, la interpretación de los datos se hace con una intencionalidad aún mayor si cabe, se justifican las actuaciones realizadas y/o se proyectan los planes de futuro.

En el caso que nos lleva, que es esta encuesta, desde que han trascendido los datos y las interpretaciones de los mismos, las redes poco menos que ‘están incendiadas’, acusaciones de ‘gasto innecesario’, ‘autobombo del alcalde’, ‘interpretación interesada’, etc.

Lo cierto es que dependiendo de cómo se hagan las preguntas, la encuesta se direcciona hacia unas respuestas u otras, y por supuesto a la hora de las interpretaciones (eso que llaman cocina), los datos bien aderezados nos darán las conclusiones que más nos interesen. Curiosamente, desde la izquierda, siempre se cuestionan las encuestas, sobre todo las preelectorales, se acusa a quienes las hacen de: pretender incidir en la intención de voto, confundir sobre la realidad, desprestigiar al adversario, desmotivar a los votantes, etc.

Esta encuesta, en principio surgió solo para pedir opinión a los vecinos y vecinas sobre la revista municipal, y volvemos al comentario anterior: distinto es preguntar ‘si quieres recibir todos los meses la revista en el buzón’, o preguntar aportando los datos sobre lo que ‘la revista y todo el equipo necesario nos cuestan’, o sugiriendo qué otras fórmulas podrían plantearse: usar los medios locales para comunicar, recibir la revista por suscripción, o potenciar las comunicaciones mediante los medios digitales, en cualquier caso siempre más barato. De esta manera, las contestaciones seguro que serían diferentes.

El sondeo sobre la revista municipal se lanza desde la Comisión de Comunicación surgida de los ‘Acuerdos de gobernabilidad’ firmados al principio de la legislatura entre Somos Rivas, RivasPuede/Podemos y el PSOE. Esta encuesta, parece que se decide desde Presidencia del Gobierno local y el coste se carga al área de Participación Ciudadana, pero suponemos que las preguntas quienes (al menos) las supervisan, son los miembros de dicha Comisión. Si esto es así, no se entiende que éstos hayan consentido que las preguntas que se hagan sean esas, con esa redacción y solo las que se han hecho (y no otras).

Las críticas principales que la encuesta acumula, se refieren al gasto innecesario, ya que la pregunta sobre la revista municipal (u  otras preguntas) podría haberse hecho con medios propios igual que otras veces. También se critica el tipo de cuestionario lanzado aparentemente intencionado. Y sobre todo, las interpretaciones que se han hecho de los resultados, también cuestionadas, ya que algunas no guardan relación con las preguntas y otras de difícil credibilidad…Ciertamente no parece normal, que se haya preguntado solo por el alcalde (su nombre y el de su partido) y no por el resto de los líderes políticos y sus formaciones políticas. Que se haya perdido la oportunidad de preguntar por otros servicios esenciales: nuevo polideportivo La Luna (puesto que se hizo en diciembre), la Oficina de Empleo, el Hospital Público, la Residencia Pública, los Servicios de Justicia, Hacienda del Estado,…, o el nuevo Cementerio, su ubicación y modelo de gestión (que previsiblemente será una nueva instalación no exenta de controversia). Así como preguntas dirigidas específicamente a los jóvenes (paro juvenil, ocio, transporte accesible,…).

También a nosotros nos parece de sospechosa justificación, que se haya preguntado por varias publicaciones exclusivas en Internet (alguna de hace pocos meses) y no se haya preguntado por Zarabanda Digital (Zarabanda.info), la primera publicación Digital del municipio (año 2000) y de las dieciocho primeras de la Comunidad de Madrid. Y que nadie de la Comisión lo haya hecho notar…

En los comentarios en redes, no solo se cuestiona la interpretación sobre la revista municipal (que pagamos entre todos) y que se indica que solo un cuarto de los que la reciben la leen y que el 50,4% prefieren un sistema de suscripción (esto sin conocer lo que cuesta), sino también la valoración sobre las bibliotecas de las que hay numerosas quejas, parece ser, o que la valoración del alcalde escasamente supere el aprobado (5,8 sobre 10), así como la valoración de los servicios públicos que ronda el 6,5 de media, o que solo el 31% de la población conozca quien les gobierna (Somos Rivas/RivasPuede-Podemos) y la valoración de estos sea de 5,8 sobre 10, esto a pesar de que la revista municipal entra en todos los buzones de Rivas para presentar los logros alcanzados y recordárselo cada mes, etc.

Otro de los datos más curiosos se refiere a la valoración de los partidos políticos locales (GM): los del gobierno de izquierdas 5,78 (SR) y 5,40 (RP/P), el PSOE 4,95, C,s 4,14 y el PP 3,53, esto sobre 10. Ya es lamentable que los grupos de izquierdas del gobierno no lleguen ni a 6, pero que los de derechas lleguen hasta 4,14, en una ciudad que vota mayoritariamente izquierda y  cuando en las actividades ciudadanas los partidos de derechas no existen, nos parece cuanto menos curioso.

Tomemos otro ejemplo más general, el de los datos sobre ‘gestión municipal’, que indican que el 48,6% de la población la considera buena, pero este dato puede interpretarse como positivo o preocupante porque no llega ni al 50%.

Evidentemente las encuestas se formulan y se cocinan como cada cual que las encarga más le conviene o quiere.

JuanM del Castillo