Un pequeño paso para España, pero un gran paso para Perales de Tajuña. Así se podría definir la participación del municipio en la calibración del satélite PAZ, ideado con un doble uso militar y civil tras el incidente de Perejil con Marruecos. Con un presupuesto de 160 millones de euros, la parte radar del Programa Nacional de Observación de la Tierra por Satélite que tiene como objetivo situar a España a la vanguardia europea en el desarrollo, operación y explotación de sensores espaciales de observación de la Tierra.

Gracias a un convenio firmado entre el Instituto Nacional de Técnica Aeroespacial y el Ayuntamiento de la localidad, ha sido posible la instalación de un campo de calibración con un reflector vital para obtener la configuración final satélite y asegurar las prestaciones del sistema antes de su puesta en servicio el próximo mes de febrero.

Además de en Perales, el INTA ha desplegado sus calibradores en Morata de Tajuña, Valdaracete, Driebes, Paracuellos de Jarama, o en el Pozo de Guadalajara. En total 22 reflectores de esquina distribuidos también por municipios de las provincias de Albacete y Zaragoza, seleccionados en atención a criterios logísticos, orográficos y de interés científico.

El primero de estos satélites PAZ será lanzado al espacio desde la base aérea de Vandenberg (California) por Space-X a bordo de un cohete Falcon 9. Las primeras operaciones y la aproximación a la órbita de referencia serán llevadas a cabo desde Alemania y, tras los primeros cinco días, el control será definitivamente transferido al Centro Espacial INTA Torrejón para el inicio de la fase de puesta en servicio del sistema y su posterior puesta en operación.

El instrumento principal a bordo de PAZ es un radar de apertura sintética, un sensor activo capaz de obtener 100 imágenes al día a 514 kilómetros de altura. El radar emite su propia fuente de iluminación, por lo que puede trabajar de igual forma en condiciones de luz y oscuridad y, además, puede obtener imágenes en condiciones de cobertura nubosa, lo que convierte a esta tecnología en un complemento valioso a los medios de observación tradicionales como los ópticos o hiperespectrales.

PAZ hará de España uno de los tres únicos países con capacidad de observación espacial. Un hito de la industria aeroespacial española en el que Perales de Tajuña ha escrito también su nombre.

También te puede interesar