Ingreso Mínimo Vital es una ayuda entre 462 y 1.015 euros por familia. Y según el Gobierno Estatal de coalición PSOE/Unidas Podemos, podrá ser operativa para el mes de junio.

El objetivo es proporcionar a las familias que no tengan ingresos suficientes una renta que les permita afrontar las necesidades más básicas. Todo ello en línea con la nueva dimensión de los Derechos Humanos acordada por Naciones Unidas.

Se trata de un sistema de garantía de ingresos que ofrezca recursos mínimos a familias que se encuentren en situación de vulnerabilidad o en riesgo de exclusión social. Es decir que todas aquellas personas que, por la razón que sea, no puedan acceder a ningún tipo de prestación y estén en riesgo de exclusión social o situación de vulnerabilidad, se podría optar a este Ingreso Mínimo Vital. Será de carácter no contributivo, es decir que no requerirá de contribuir previamente a la Seguridad Social.

Las cuantías para familias monoparentales serían las siguientes:

  • Familias monoparentales con un hijo a cargo: 700€
  • Familias monoparentales con dos hijos a cargo: 838€
  • Familias monoparentales con tres hijos a cargo: 977€
  • Familias con dos adultos sin hijos: 600€
  • Familias con dos adultos y un hijo: 738€
  • Familias con dos adultos y tres niños o más: 1.015€

En Gobierno puede permitirse y soportar las manifestaciones de unas cuantas decenas de manifestantes de ultraderecha, ‘ofreciéndose a ser ellos mismos los portadores del coronavirus’, siempre que les abran los restaurantes y diversos establecimientos de ocio.

Pero este Gobierno, que se ha dejado las energías, incluso poniendo en peligro su continuidad, lo que no puede permitirse son ‘las colas del hambre’, esas cada vez más largas filas de hombres, mujeres y niños que pacientemente esperan para que en los centros de beneficencia, les den un plato de comida. O los que esperan el paquete semanal de la RRAR, Cáritas, Cruz Roja,…, para poder seguir subsistiendo y que cada día son más numerosos.

Uno de cada cuatro españoles hoy está por debajo del umbral de la pobreza. Y esto supone en torno a doce millones de personas. Un país democrático y rico, con un gobierno progresista no puede permitirse esta situación.

Pero el ‘ingreso mínimo vital’ no es la solución, solo es una medida urgente, intermedia, en definitiva, un parche. La solución es la Renta Básica Universal.

La Renta Básica es un ingreso a percibir por todos los españoles, equivalente al salario mínimo interprofesional, con el cual todas las personas verían cubiertas sus principales necesidades vitales.

Hoy ya, los distintos organismos asistenciales del Estado, distribuyen ingentes cantidades de dinero público consignadas a subvenciones, subsidios, ayudas diversas…, que por otra parte se ha demostrado que no solucionan el problema de la pobreza y además muchas veces se convierten en ‘trampeos a las administraciones para conseguir mayor cuantía’, seguro que necesaria para quien lo demanda, pero al final insuficiente y discriminatoria con los menos hábiles.

Una Renta Básica para todas las personas, seguro que supondría un coste menor para el Estado, una redistribución más equitativa y una reactivación segura de la economía.

JuanM del Castillo