Este pasado domingo un numeroso grupo de vecinos y vecinas se convocaron junto al monumento ‘El Abrazo’ erigido en conmemoración del brutal asesinato de los abogados de Atocha.
Como todos viene ocurriendo desde hace bastantes años, en este 43 aniversario de la matanza, no podía faltar el homenaje floral a estos defensores de la justicia y la democracia. Si cabe, hoy la convocatoria tiene más sentido que nunca, ya que es importante la participación y recordar su memoria en un contexto donde la ultraderecha vuelve a expresar su odio y crispación.

La presentación del acto la hizo Yasmin Manji, concejala en el Ayuntamiento de Rivas y miembro del PCE local. Después habló Pedro del Cura, alcalde de Rivas. Le siguió Francisco Naranjo de la Fundación Memoria Abogados de Atocha. A continuación Toni Medina de CCOO.  Para terminar las intervenciones con Irene Pérez de UJCE.

Todos los ponentes coincidieron en la importancia del momento que estamos viviendo “la extrema derecha por fin se ha quitado la careta, ya sabemos quienes son y lo que hacen”. “Hoy seguimos en la misma dinámica de confrontación como hace 40 años”. “Lo que hoy tenemos no fue gratis, se consiguió con sangre, pero siempre los muertos eran de los nuestros”… “Pero las cosas pueden cambiar, ayer hablábamos de lo posible, hoy hablamos de lo que tenemos que hacer. Ahora es el momento de fortalecer las organizaciones para apoyar y sostener a los compañeros del gobierno”.

Reproducimos entera la intervención de Irene Pérez que representaba a los jóvenes comprometidos e invitaba a que otros muchos se sumen “si los jóvenes no luchamos por cambiar las cosas, nadie lo hará por nosotros”.

Abogados de atocha

Enrique Valdelvira Ibáñez, Luis Javier Benavides Orgaz, Francisco Javier Sauquillo, Serafín Holgado y Ángel Rodríguez Leal. Hoy 26 de enero hace 43 años que una multitud madrileña lloraba la muerte de nuestros camaradas.

Fueron asesinados por los vestigios del franquismo, que podemos afirmar que continúan a día de hoy, en nuestros barrios, en nuestros puestos de trabajo y en nuestras instituciones. Es nuestro deber luchar contra esta lacra que hemos heredado de una historia no sanada, es nuestro deber rendir homenaje a todas aquellas que han fallecido a manos del fascismo en nuestro país y de forma internacional, porque son nuestra historia, nuestro pasado, y han construido nuestro presente, así como debemos ser nosotras las que construyamos juntas un futuro, luchando contra la violencia machista, el odio que produce el fascismo, y por sacar de nuestras instituciones, porque son nuestras, a los partidos fascistas y a los ideales franquistas que perduran a día de hoy.

Es nuestro deber elevar la conciencia de la juventud hacia un futuro mejor como pretendían nuestros abogados de barrio, hacernos ver que es importante un salario digno, lo importante que es no vivir para trabajar, ser conscientes de que somos el mañana, y que si nosotras no luchamos por cambiar las cosas, no lo hará nadie. Debemos coger el relevo, evolucionando hacia una vida más justa, una sociedad menos represiva, evolucionando, en definitiva, hacia la libertad.

Yo soy Irene de la juventudes comunistas una de esas jóvenes que luchan por ese proyecto común, por el empoderamiento de las mujeres, por decirle al fascismo una vez más que no pasarán, por crear un planeta digno. Porque dentro de la juventud hay gente que como yo, busca construir un horizonte menos sombrío, busca elevar las conciencias, busca abolir esa mentalidad tan anticuada, esos ideales opresivos que hoy nos obligan a rendir homenaje a estos compañeros.

El dolor de la injusticia de estos asesinatos nunca será reparado, ya no solo porque siga sucediendo a día de hoy en nuestros barrios, sino porque jamás debemos olvidar que sus muertes no fueron en vano, nos dieron fuerzas, unión, y nos demostraron que todas juntas tenemos mucho más poder que sus ideales. Hay mil luchas, pero un solo camino, y este camino es unirnos contra el fascismo. No pasarán compañeras, estamos juntas en esto.

También te puede interesar