La Comunidad de Madrid pone a disposición de las corporaciones locales de la región una convocatoria de subvenciones dotada con 1.820.000 euros, importe que se ha incrementado un 21 % respecto al año 2017 y que está destinado a financiar inversiones de los ayuntamientos en infraestructuras agrarias de uso común.

 Estas inversiones pueden destinarse al establecimiento, mejora o modernización de instalaciones que contribuyan a favorecer las condiciones de trabajo de los agricultores del municipio, el ahorro de los costes de explotación, la disminución del consumo de energía y optimización de otros recursos o la disminución de la cantidad de residuos que se generan.

 Además, en la convocatoria para 2018 se contemplan también como inversiones subvencionables aquellas que realicen los ayuntamientos en suelo urbano pero vayan destinadas a uso del sector agropecuario, como pueden ser básculas de pesaje o puntos de recogida de residuos.

 Las ayudas están incluidas en el Programa de Desarrollo Rural de la Comunidad de Madrid 2014-2020, dotado en su conjunto con 120,5 millones de euros.

 La región cuenta con 16.368 explotaciones agropecuarias, de las que 11.532 se dedican a actividades agrícolas y 4.836 son ganaderas, con casi de 1,83 millones de cabezas de ganado. Más de 334.500 hectáreas de la Comunidad de Madrid se dedican a cultivos, prados y pastos.

Rivas está necesitada de una ‘báscula de pesaje de camiones’ municipal. Por término de Rivas continuamente transitan camiones cargados con inertes procedentes de las obras o con suministro de materiales para las mismas. Estos deberían pagar en función del peso de la carga que transportan (a eso se debe el desgaste o deterioro mayor o menor de los firmes, aceras, etc.).

Otro servicio sería el de los suministros de leña. Son muchas las viviendas que disponen de chimenea y que consumen leña, carbón, pele, briquetas, etc. Con el tema de la leña, los suministradores nos engañan siempre, no hay forma de comprobar el peso real de la carga que nos suministran, a veces nos presentan un tiket de pesaje, de una báscula desconocida y que suele estar trucado.

Una ‘bascula de pesaje’ sería un buen servicio para los vecinos y una inversión recurrente para el Ayuntamiento, ya que los usuarios tendrían que pagar por el servicio. Y ahora se presenta como factible ya que el coste o una parte podría estar subvencionado.

También te puede interesar