En la tarde de ayer día 8 de julio, en las plazas de muchas ciudades y delante de los ayuntamientos de toda España, se llevaban a cabo sendas concentraciones de mujeres (y hombres), para protestar contra los jueces que han calificado como agresión y no violación, el acto atroz cometido por siete varones adultos a una niña de 14 años, el pasado 29 de octubre de 2016, ‘la manada de Manresa’.

También en la Plaza de la Constitución de Rivas, delante de la máxima institución pública de la ciudad, un importante grupo de mujeres y hombres se manifestaban contra los desatinos de los jueces.

¿Es que solo a base de protestas en la calle la justicia española entenderá, que cualquier no consentimiento explícito de una mujer es una violación?

Parece que la sociedad tendrá que seguir aclarándoles a los jueces los límites del respeto a las mujeres, así como también los de su integridad física, ante los violadores y asesinos en muchos caos: más de mil mujeres asesinadas en los últimos años.

También te puede interesar