Han pasado seis meses desde la firma del acuerdo de gobierno entre Somos Rivas y RivasPuede/Podemos, suficiente tiempo como para que empezara a notarse el importante refuerzo al gobierno minoritario de Somos Rivas. Ya circulaba como clamor ¿en qué se ha notado la incorporación al gobierno de seis concejales más?

De hecho, no solo se trataba de un refuerzo en cuanto a número de gestores, sino más importante aún debería ser la suma de dos programas de actuación en el municipio, de dos formaciones de izquierdas, con todo lo que implica de análisis y reflexión previa, proyecto de ciudad a futuro,…, y trabajo imaginativo en el día a día. Y, evidentemente, la tranquilidad de gobernar con una mayoría absoluta de trece concejales de veinticinco en el Pleno.

Aparentemente, los concejales y concejalas están ‘a tope’, el alcalde dice que “en este ayuntamiento se trabaja mucho, los cargos políticos están a disposición durante todo el día”, y lo cierto es que sí se les ve atareados.

Además de lo cotidiano, el primer hito importante que determina toda la gestión municipal, son los Presupuestos. Es ahora cuando se hace la previsión de ingresos, se asignan los gastos y se proyectan las nuevas inversiones. En estos días, los concejales y concejalas (del gobierno y de la oposición), así como los distintos colectivos de participación (Consejos de barrio, Consejo de Ciudad, etc.) están siendo informados sobre la ‘aproximación primera’ de lo que serán los Presupuestos para el año 2018.

Previsiblemente se aprobarán sin dificultad, la mayoría del Gobierno lo garantiza, y los concejales de los dos grupos de gobierno afirman que ‘son los mejores presupuestos desde hace muchos años’. Para el Plan Municipal de Inversiones (PMI) serán 28,83 M/€. Para amortización de préstamos a largo plazo 2,5 M/€ (esto reduce la deuda financiera en un 30,8%). Mejoras de zonas verdes 1,25 M/€. Mejoras en edificios públicos 800.000 €. Implantación administración electrónica 785.000 €. Reformas en centros educativos 750.000 €. Movilidad sostenible 470.000 €. Y todo esto es legalmente posible porque el Consistorio ripense cumple la norma respecto al plazo de pago a proveedores, no supera el nivel de endeudamiento y cuenta con superávit en sus cuentas.

Pero no todo van a ser flores y logros, el Consistorio de izquierdas tiene que aplicarse más para solventar otros problemas acuciantes que sufre esta ciudad: seguimos sin especialidades médicas, nos falta un centro de salud en el barrio de La Luna, el transporte público (interior y externo) son muy deficientes, los accesos a Rivas cada día son más difíciles, el polígono norte ni siquiera ha empezado a desarrollarse, nos corre prisa el enlace con la M-50, hacen falta más empresas que coticen y oferten trabajo sobre todo para los jóvenes, continuamos sin administraciones de la Seguridad Social, Juzgados, Hacienda del Estado,…, y un diseño definitivo de la ciudad que queremos. Entre otros temas.

El gobierno de mayoría de izquierda se va notando, pero no debemos ‘dormirnos’, esta es una oportunidad que puede o no durarnos para siempre…