La Municipalidad de Temuco (Chile) acuerda finalizar el contrato con la empresa que utilizaba la tecnología de Ecohispánica

El Ayuntamiento de Rivas estaba a la espera de recibir un 3% de la facturación por el uso de esa tecnología.

El 11 de marzo el pleno municipal de Temuco acordó iniciar una negociación extrajudicial con la empresa WTE (Waste to Energy / Residuos para Energía) ) para dar por finalizado el contrato1, que tras una licitación tiene con dicha empresa desde 2015.

WTE en enero de 2017 solicitó la autorización ambiental de una planta de esterilización de residuos urbanos, con la tecnología de Ecohispánica, que alimentaría a una incineradora con sus productos combustibles, a los que se sumarían restos de poda y neumáticos usados.

Este proyecto contó desde su inicio con un gran rechazo social, en el que ha jugado un importante papel el alcalde de Lautaro, Municipalidad vecina de Temuco, en cuyo término municipal se quiere construir dicha planta2. Rivas Aire Limpio y otras organizaciones ecologistas madrileñas (Ecologistas en Acción, Amigos de la Tierra, Greenpeace, Aire Limpio Residuos Cero Madrid y No macrovertedero Si Residuos Cero) hemos apoyado en todo lo que hemos podido esta lucha social y esperamos que ahora avancen por la senda de Residuos Cero.

La tramitación administrativa del proyecto de WTE ha tenido muchos tropiezos en su camino. En enero de 2018 hubo una sentencia judicial anulando el concurso que ganó WTE en 2015, pues no cumplía con los requisitos del mismo; sentencia que todavía está pendiente de pasar a definitiva. También la autorización ambiental ha sufrido varios aplazamientos, para enmendar deficiencias tales como que la información sobre los efectos ambientales de la incineradora no se contemplaban en el proyecto.

Todas estas deficiencias, los retrasos y el rechazo social han sido determinantes para la decisión que ahora toma la Municipalidad de Temuco.

Sin embargo el comienzo del proceso estuvo en Rivas Vaciamadrid3, con la visita de una delegación chilena en la que participaron el actual Alcalde de Temuco, el Intendente de la región de la Araucanía y el futuro director de WTE. En aquella visita responsables de la empresa municipal de servicios Rivamadrid defendieron la planta como alternativa a los vertederos y las incineradoras. Los representantes chilenos mostraron su confianza en el Ayuntamiento de Rivas, que actuó como anfitrión de la visita. Razón por la cual había una responsabilidad institucional para nuestra ciudad, en dicho proyecto.

Rivas Aire Limpio, desde que conocimos el proyecto de Ecohispánica hemos manifestado, junto a otras organizaciones ecologistas, que el destino mas probable de los productos de la planta era la incineración. Hemos exigido reiteradamente al gobierno municipal por distintos medios y la última vez el 1 de abril de 20194, mediante escrito registrado electrónicamente, que: «el Ayuntamiento de Rivas Vaciamadrid acuerde Evaluar negativamente la utilidad ambiental de la planta, por su rechazo a la incineración de residuos y rescinda el convenio de colaboración con Ecohispánica». No se puede rechazar la incineración de los residuos y apoyar una planta que la favorece.

Sin embargo el gobierno municipal pasado no nos hizo caso en nuestra demanda, alegando que ellos no habían participado en la comercialización de la planta, sino un gobierno anterior, lo cual no les quitaba responsabilidad institucional, ni política como partido (Izquierda Unida). Pero es que además se cuidaron muy bien, en la renovación del convenio de Rivamadrid con Ecohispánica (15-12-17), de asegurar el cobro de un 3% de la facturación que recibiera Ecohispánica por el proyecto de WTE. Es más, el convenio ya ha vencido (en agosto del 19) y no sólo no se está desmantelando la planta experimental, sino que no se informa a la población de Rivas de que el convenio ha caducado. ¿Todo vale para defender la posibilidad del cobro de los beneficios, a costa de la salud de las poblaciones de Temuco y Lautaro?.

Pues bien todo este sometimiento a la ley del dinero no ha valido para nada, sólo ha servido para cubrir de indignidad a quienes no hicieron lo que debían, cuando debían.

¡LA INCINERACIÓN NO ES LA SOLUCIÓN!

¡RESIDUOS CERO!

Rivas Vaciamadrid, a 16 de marzo de 2020

También te puede interesar