Hace unos minutos que he visto un poco de la última comparecencia de Fernando Simón. Sinceramente y con lo que me gusta el teatro, si alguna vez quisiera dedicarse a actor tendría en mí un gran admirador. No dudo de su capacidad como científico, pero no acierto a entender cómo después de haber sido “elegido” como imagen de la primera oleada del Covid19 en España, se sigue prestando para este segundo acto del que considero que ya ha comenzado la macabra representación.

Y al hilo de la cuestión, hace algo más de un mes, la Concejala de Cultura y Fiestas de Rivas Vaciamadrid, Aída Castillejo, anunció que “Rivas celebrará sus fiestas en septiembre, pese a las dificultades actuales causadas por la crisis sanitaria del coronavirus, el ayuntamiento readaptará su celebración anual para garantizar el necesario acceso a la cultura de la ciudadanía…”(http://www.telemadrid.es/coronavirus-covid-19/Rivas-readapta-fiestas-celebrarlas-septiembre-0-2250374961–20200716011532.html).

Como no me lo podía creer ya en las condiciones que estábamos entonces, inicié una recogida de firmas en Change.org para apelar a la sensatez que pueda tener un ayuntamiento situado a 17 km de Madrid “tierra de Ayuso”, la capital europea con más contagios de Covid19 del país europeo a la cabeza de contagios. Y unas semanas después escribí personalmente a la propia Concejala de Fiestas (IU), a la de Mayores (PSOE), al de Participación Ciudadana y Barrios (PSOE), a la de Salud Pública (IU) y al Propio Alcalde, Pedro de Cura (IU) en petición de un poco de sensatez ante el gobierno de la ciudadanía.

Este último fue el único, y se lo agradezco profundamente, que me respondió para decirme  en ese lenguaje de “si es no es” que utilizan los políticos habitualmente, y que conozco muy bien por motivos personales, que “…no se iban a celebrar las Fiestas Patronales…que eran unas fiestas readaptadas porque el pueblo también tiene derecho a la cultura…”.

Unas Fiestas que además de algarabía en la calle sin medios suficientes, como ha venido siendo evidente para controlarla, incluirán más de 30 propuestas diferentes, entre títeres, teatro, música, danza, “escape room” urbano, circo contemporáneo, etc. Y también en improvisados lugares cerrados elegidos: en el barrio Oeste la Casa de Asociaciones, con un aforo de 200 personas; en el barrio Centro el recinto ferial con 400 personas; y el barrio Este, el antiguo frontón y pistas deportivas acogerán a 200 personas más. 800 en total por acto.

Con los datos publicados por el Ministerio de Sanidad (es decir los de los señores Illa y Simón… y Sánchez, Claro), nos cuentan que en Rivas hay 284 casos registrados en los últimos 14 días (la semana pasada había 114, es decir un aumento del 158%). Además, existe una tasa de incidencia de 322 casos por cada 100.000 habitantes. Parece un dato alarmante y muy preocupante teniendo en cuenta que en España (el país más afectado ahora mismo en Europa) la tasa de incidencia es de 152 casos por cada 100.000 habitantes. En Francia de 59 casos, en Alemania de 19´6 o en Italia de 13´3. Y eso siempre según datos oficiales españoles que, imagino, tratarán de alarmarnos poco, que luego ya vendrá el aluvión.

Con estos datos, mientras que en Tielmes cierran la hostelería y confinan a la población, o en Fuenlabrada cancelan fiestas y cierran parques infantiles e instalaciones municipales, etc. etc. el gobierno de Rivas, sin que sepamos qué interés puedan moverle, y con el curso escolar empezado¡¡ sigue ere que erre con las Fiestas.

Personalmente considero que en esta agravada situación, supondría una temeridad, una gran irresponsabilidad, un tremendo peligro, y que debe aplazar las “readaptadas fiestas”  por motivos más que obvios. Y muy especialmente y precisamente por lo que me escribió el alcalde señor Pedro del Cura: “Porque el pueblo tenemos derecho a la cultura”. Y porque para poder disfrutar de ella tenemos que estar vivos y con un cierto nivel de salud.

Y porque de la misma forma que inician el curso escolar en las condiciones que puedan, no en las que se necesitarían, porque dice el señor Simón que no se puede convertir a los niños en “niños burbuja”, tampoco pueden seguir los mayores convertidos en “mayores burbuja”, estos por expresa recomendación oficial, y sin más posibilidad que andar por una peatonalizada, y deportiva zona, para no acabar en la ampliación del cementerio. Si les contaminan también la calle ¿qué les queda?

Señor alcalde, si la Cultura es su interés (que no debe de estar por encima de la salud y la vida), la cultura es tan antigua como el mundo, yo, aunque ahora no puedo la adoro y la disfruto desde que tengo uso de razón, y nos pervivirá a usted y a mí y a todos, siempre. Y por supuesto el año que viene.

Si tienen que cobrar los artistas elegidos, páguenles, pero no ponga nuestras vidas en riesgo por favor. El pueblo, se lo aseguro, se lo va a agradecer mucho en muy poco tiempo con las cositas que vamos a ver, el que pueda.

Como en esta Ciudad, que se debería suponer hiperdemocrática, es habitual en numerosos foros y redes sociales afines a la municipalidad ser vapuleado cuando se disiente de algún designio municipal, y colocarle rápidamente el calificativo de “facha”, por esta petición pública he tenido que leer en numerosas ocasiones “que seguro que es que soy de VOX”.

Nada más lejos de ello y ellos. Soy hijo de una portera y un albañil, y cuando el señor del Cura, por ejemplo, nació en 1974, llevaba ya siete años trabajando mucho, y luchando muy contundentemente contra el franquismo, corriendo detrás y delante de los grises, y de paso, haciendo camino público y abierto para que 23 años después, yo, como así lo hice, y los que quisieran y se quisieran pudieran casarse con sus parejas del mismo sexo. Por ejemplo.

Cuando todavía ni se sabía del cooperativismo obrero que crearía Rivas Vaciamadrid, ya tenía yo las mismas ideas de libertad de progreso y democracia que tengo hoy, y que veo cada día más maltrechas y peor defendidas. Y me gustaría poder morir en algo más parecido a por lo que he luchado y militado toda mi vida.

Me gustaría pedirle a la ciudadanía que no esté de acuerdo con esta falta de sentido común, que se lo expongan clara y abiertamente al Ayuntamiento.

Y a usted, estimado Alcalde, le ruego que aplace al próximo año sus fiestas ¡A ver si hay suerte y podemos celebrarlas!

Escribo este artículo el jueves 27 de agosto, muchas gracias si a la fecha de su publicación, ya estuviese conseguido.

Enrique Vales Villa