“Hemos llegado esta mañana alegres, contentan, con idea de celebrar este día que en sí mismo es una victoria para las mujeres, y nos hemos encontrado con todos los exteriores del Centro Comercial, las fachadas de los comercios, etc., completamente pintarrajeados”. Esto nos comentaban algunas de las mujeres del Zoco Rivas.

Lo primero que me ha salido es “esto no pueden haberlo hecho mujeres reivindicativas de izquierdas, tienen que haber sido gente de derechas como forma de provocación… Pero algunas me han corregido, “no te equivoques radicales y descerebradas hay en todos los partidos”. Y seguro que tienen razón.

La fachadas del Zoco Rivas está completamente pintadas con símbolos y frases de las que usa el feminismo habitualmente como eslogan reivindicativos. Ni aún intentando limpiarlo se puede, la única solución es pintar la fachada de nuevo (recientemente pintada), con lo que supone de coste para un comercio bastante machacado, casi todo de autoempleo, hombres y mujeres trabajadoras.

Este tipo de actos, que no se pueden calificar de otra cosa que de vandalismo y de raquitismo mental, no favorecen a nadie, por supuesto no aportan nada a la lucha feminista, si cabe lo contrario, mucha gente lo califica como radical y lo rechaza automáticamente.

Pero aún peor, es que lo ocurrido con nocturnidad y alevosía, no solo ha sido en el Zoco Rivas, sino en otros lugares del municipio, que hayamos comprobado directamente y lo hemos fotografiado, ha sido también en la iglesia Santa Mónica, en alguna estación de metro, etc.

La administración pública, las organizaciones y colectivos feministas y la policía deben actuar con contundencia, esto no es reivindicación, no es lucha feminista, es delincuencia callejera y raquitismo mental.

También te puede interesar