1.     Ya son 150 días de Gobierno conjunto Somos Rivas/Rivas Puede ¿ventajas? ¿inconvenientes?

Yo creo que solo ha traído ventajas. Tenemos un gobierno más fuerte, con más concejales y concejalas en la gestión. Los concejales de Rivas Puede (RP) ya venían participando en la toma de decisiones en lo referente a la gestión municipal y la aplicación del programa político de la fuerza ganadora Somos Rivas (SR), que es coincidente en muchos aspectos con la de RP. Cuando hay acuerdo político y buena sintonía en lo personal, el trabajo es más sencillo. La clave fundamental, es funcionar como equipo, juntos tener una visión global de la ciudad. Éste sí es el reto del alcalde: con esa visión de conjunto liderar el equipo y hacer que cada uno atienda las tareas que les han sido encomendadas.

No ha habido roces de ningún tipo y es porque no funcionamos como partidos sino como equipo de gobierno, los partidos tienen sus dinámicas propias. No somos ‘bipartito’, ni ‘coalición’, somos un equipo compacto y cada concejal detenta el cien por cien de las competencias y de las responsabilidades. Los problemas son los propios de un volumen enorme de gestión, de una ciudad de casi 90.000 habitantes y una enorme extensión, aquí los concejales trabajan muchísimo y sin horarios.

 

2.     ¿Cualquier concejal/la es apto para cualquier área? ¿Qué se hace más, política o apagafuegos?

Cualquier vecino o vecina de Rivas puede ser concejal de gobierno, no se requiere una aptitud especial, lo que hace falta es una actitud concreta, compromiso, dedicación y tener muy claro para qué estamos aquí, nosotros representamos a los vecinos y gestionamos para mejorar la ciudad. Con ayuda de los profesionales del ayuntamiento, hay que conocer muy bien el área que cada uno gestiona, no solo las tareas y necesidades de los vecinos, sino coordinar los asuntos del personal municipal y muchas dinámicas burocráticas y legislativas que nos vienen marcadas desde otras instancias y que hay que cumplir, incluso siendo a veces contradictorias con las propuestas políticas propias.

Lo que hacemos es política con mayúsculas, a veces desde los despachos y otras en el ‘cuerpo a cuerpo’. Vas por la calle, un vecino te cuenta su problema y hay que dejar lo que se esté haciendo para ver cómo se puede dar solución a lo que te han planteado. Mientras tanto pensar en la ciudad a 20 ó 25 años, gestionar el presupuesto para que haya la partida para hacerlo o garantizar que los contratos que ya están en marcha dispongan de recursos para atenderlos, etc. Muchísimos elementos. Esto es el municipalismo, ‘estar a pie de obra’…

 

3.     ¿Cuáles consideras que son hoy los principales problemas del municipio?

Tenemos un problema importante relacionado con la movilidad en la ciudad, estamos reforzando el transporte urbano y el enlace con la M50, no podemos permitir que la ciudad se colapse por falta de accesos. Estamos cerrando el tema del cuarto centro de salud en la zona norte, y terminando de traer las especialidades médicas del hospital de Arganda. Hemos resuelto, por ahora, el tema educativo. Y hay otro tema muy importante que es el desarrollo económico de la ciudad, ya están viniendo empresas pero necesitamos más. El desarrollo del polígono norte, nos permitirá ser una ciudad sostenible y para ello los ingresos de la actividad económica son imprescindibles, además de sostenible en cuanto al empleo, para que los vecinos y vecinas puedan vivir y trabajar aquí.

El número de parados en Rivas ha bajado, pero seguimos manteniendo unos perfiles estructurales, mayores de 45 años y menores de 25, sobre todos aquellos que no tienen cualificación. De ahí el esfuerzo que estamos haciendo en la formación para desempleados y las alianzas con las empresas que se van instalando, para que el empleo que se genera en Rivas sea cubierto por gente de aquí.

Otro tema es que la población de Rivas va aumentando en edad y por el tipo de viviendas, son muchos los que se están trayendo a sus mayores. Por esto, se ha reforzado el servicio a la dependencia, adaptación a las viviendas, un plan de accesibilidad, que no es solo para quienes tienen movilidad reducida, sino para todos y seguimos reivindicando la aplicación completa  de la Ley de Dependencia. Soy un defensor de que los mayores permanezcan en el domicilio, en el barrio y en el entorno. Los mayores son un valor activo para la ciudad. Existe la reivindicación histórica de una residencia pública, pero no sería exclusiva para la localidad, sino del ámbito de toda la Comunidad de Madrid (CM).

 

4.     ¿Rivas tiene recursos para atenderlos todos? ¿Puede haber incrementos de IBI?

Ya estamos pensando en el Rivas futuro y que los servicios de esta ciudad no dependan solo de los tributos de los vecinos, tiene que haber ingresos propios de la actividad económica, para esto tiene que haber empresas, que paguen los impuestos en Rivas y generen puestos de trabajo. La extensión de Rivas es casi como la de Móstoles, pero con la mitad de población.

Por ahora no está previsto ni aumentar ni bajar la carga tributaria, con las cuentas que hemos hecho, ya estamos empezando a compensarla con el aporte de las empresas.

Los impuestos no podemos hacerlos progresivos, pero sí podemos ayudar a aquellas familias que tienen dificultades, el Ayuntamiento puede subvencionar el IBI a quienes no puedan pagarlo.

Con la última revisión catastral, el IBI de las viviendas ya ha tocado techo, puede que en algunos casos pueda bajar incluso. En cuando a la noticia publicada sobre que podíamos ser el municipio más caro de la CM, se debió a un error de cálculo por parte del concejal de Hacienda del Ayuntamiento de Madrid, error que ya ha tenido que desmentir, y es que se calculaba mal el cruce entre impuestos y servicios.

 

5.     Rivas ha sido y es un municipio innovador, puntero en muchas cosas ¿la innovación y el gasto son siempre compatibles?

A veces la inversión que hacemos en innovación no es contabilizable como gasto, sino al contrario, ésta te permite un ahorro. El ejemplo claro es la inversión para cambiar todas las luminarias, un millón de euros, y eso nos está suponiendo un ahorro ya de medio millón de euros anuales, que podemos usar en políticas sociales.

 

6.     Rivas municipio de izquierdas, esto parecía una máxima inquebrantable ¿las políticas, los nuevos vecinos, las influencias del exterior,…, seguirán permitiendo que sea así?

Rivas es un municipio progresista desde hace muchos años, la prueba es que en prácticamente todas las consultas electorales, la expresión mayoritaria es de izquierdas. Por tanto, el gobierno mantiene esa expresión y yo represento lo que es mi ciudad. La llegada de nuevos vecinos no podemos interpretarla como un riesgo, debemos saber hacer la integración de los que llegan igual que la hicieron con nosotros cuando vinimos. Que haya un gobierno de izquierdas supone la garantía de derechos, de dotaciones públicas de calidad, colegios públicos, polideportivos, parques, bibliotecas,…, se asegura la calidad de vida y la equidad,independientemente del poder adquisitivo o la condición laboral. Hay vecinos que por su convicción personal, no votan a la izquierda y aquí sí lo hacen. Rivas es una oportunidad de demostrar que las cosas pueden hacerse de otra manera. El reto es extenderlo.

Somos una ciudad muy organizada, participativa y respetuosa, censadas hay más de 320 entidades asociativas de todo tipo

 

7.     El tema de los RSU es uno de los importantes ¿está resuelto? ¿qué pasará con la planta experimental? ¿y el proyecto residuos cero?

Quien decide el sistema de tratamiento de las basuras (RSU) es la CM, en estos momentos tenemos un conflicto con ellos, porque no queremos el macrovertedero de Loeches y a la vez peleamos por que nos dejen verter en Valdemingomez.

Está decidido en Pleno, que cualquier proyecto o iniciativa a poner en marcha, deberá garantizar la sostenibilidad, la salubridad y el respeto al medio ambiente y estamos preparando un plan de residuos, pero esto no podemos hacerlo de manera autónoma, sino en coherencia con el de la CM y hasta ahora las únicas alternativas que nos ofrecen, son incinerar o seguir enterrando basuras.

La Planta no la entendemos como solución, hemos hecho una importante inversión de I+D+I, se está usando de manera experimental en otras ciudades y nosotros estamos atentos, también de las normativas, la legislación, para ver si eso es viable o no y en su caso poner en valor la inversión realizada. Tenemos claro que no es una alternativa a la gestión de residuos y no por temas de salud, sino porque hoy las normativas no garantizan que se pueda usar como recurso. Se podrían tratar restos de poda para hacer compós, etc.

Estamos poniendo en marcha una estrategia global de residuos, pondremos en marcha el cubo marrón, recogida en domicilio los restos de poda, vamos tendiendo hacia residuos cero,… En el futuro, cada uno deberá pagar por los residuos que genera, quien más contamine más paga, esto acompañado del reciclaje en origen, en las casas de cada uno y los que más reciclen tendrán que tener algún tipo de beneficios. Pero al final no hay barita mágica con la solución a los RSU.

La planta se va a mejorar, puede llegar a ser una experiencia de éxito y aspiramos a que nosotros que hemos hecho la inversión, podamos recuperarla. No estamos dispuestos a entregarla al mercado privado, que haga dinero con ella y que al final acabe vendiéndonosla… Sería un mal negocio.

 

8.     ¿Se ve Pedro del Cura como alcalde también en la próxima legislatura o sus miras está puestas más allá?

Yo me veo cerrando el presupuesto, con el mayor plan de inversión de los últimos diez años, que va desde 2016 a 2020 con el que pretendemos recuperar todo lo que habíamos perdido en el último tiempo, en lo que se refiere a actuación en la ciudad.

Al final de este curso político, toca a las organizaciones y a las personas, analizar cómo encarar la siguiente legislatura. Si empezamos a hacer ‘quinielas’ ahora, lo que conseguimos es distraer la atención sobre lo que tenemos delante. Pienso en esta ciudad para los próximos veinticinco años, independientemente de los que yo esté como alcalde. Yo tengo un compromiso con mi ciudad que llevaré hasta el final. Nunca he tenido demasiadas expectativas de carreras políticas, además de que soy un defensor del municipalismo, es donde el trabajo resulta más duro, pero también es el más bonito.

 

9.     ¿La candidatura única entre Somos Rivas y Rivas Puede (IU/Podemos), se llame Unidos Podemos o de otra forma, ya está madura?

No veo otra opción. Con la entrada de Rivas Puede en el gobierno se ha hecho evidente un elemento clave: ‘no tiene sentido que la izquierda no sume todas sus fuerzas para hacer las cosas de la mejor manera posible’.

El hándicap de la izquierda es siempre que ‘tiene las cosas muy claras cuando está en la oposición, pero no sabe gestionar sus contradicciones cuando gobierna’, Rivas tiene que ser un ejemplo de que esto es posible, haciendo pedagogía y haciendo políticas progresistas. Y esto se puede hacer aquí, en el Ayuntamiento de Madrid, en la Comunidad, etc. Nuestra responsabilidad es ser un ejemplo de cómo organizaciones políticas distintas son capaces de compartir un proyecto.

El gobierno mantiene relaciones amables con la otra parte de la izquierda que no está en el gobierno y también con la oposición, a pesar de que tenemos mayoría absoluta. Cuando hablamos de política, nos encontramos, cuando hablamos de otras cosas, ahí surgen las diferencias.

Hoy el objetivo de la izquierda tiene que ser la Comunidad de Madrid, cada vez es más importante lo que pasa allí, que determina lo que vaya a pasar aquí. Yo voy a trabajar para que haya una candidatura conjunta en las municipales, que tiene que ser la misma candidatura que se presente en las autonómicas, y eso sea un revulsivo para sacar al Partido Popular de la Comunidad. Y también en esto queremos ser referencia, ya hay muchas candidaturas de unidad popular que se plantean hacer lo de Rivas “si ellos se han puesto de acuerdo en lo más difícil que es gobernar, por qué no lo hacemos también”, comentan…

 

10. Mensaje del alcalde para los vecinos y vecinas.

Vamos a hacer un plan de inversión muy importante, hay espacios degradados de la ciudad, tenemos una responsabilidad con Covibar como barrio que hay que recuperar, vamos a hacer intervenciones en el casco antiguo, también en el barrio de La Luna, preparar el acceso a la M-50, un plan ambicioso de arbolado, de accesibilidad, de asfaltado, etc. Vamos a recuperar las condiciones de los mejores momentos, conseguiremos un barrio con condiciones de vida envidiables. Pero a los vecinos les pido dos cosas, paciencia por los procesos de obra y compromiso por si hubiera cosas: que no conseguimos por depender de otras Administraciones. Al alcalde hay que exigirle que cumpla con su trabajo, pero quizás también los vecinos tengan que organizarse para exigir los mismos derechos que cualquier ciudadano de otra ciudad de la Comunidad de Madrid.

 

También te puede interesar