Aprovechando este tiempo en que los padres y madres hacen las solicitudes para el centro educativo al que quieren que vayan a estudiar sus hijos e hijas, hemos querido que el principal representante de la educación pública en Rivas nos cuente las necesidades, dificulta- des y bondades del área de educación en nuestra ciudad.

¿Qué significa ser ‘zona única de escolarización’?

El mapa escolar determina e influye de manera decisiva qué ciudad queremos. La distribución de centros educativos en todos los barrios, cercanos e integrados en su entorno, ejes de la vida social de la ciudad, ha sido seña en el diseño y construcción de Rivas. La escuela pública ripense tiene algunos elementos que la definen y que la diferencian de otros municipios de nuestro entorno. La expresión de las preferencias de las familias ha generado una red mayoritaria de centros públicos en nuestra ciudad. Rivas cuenta con una comunidad educativa activa e implicada en la vida de la ciudad, más allá de los centros escolares. Un momento importante en la determinación de esa configuración escolar es el pro- ceso de escolarización, en el que muchas familias, alumnado, centros y, en definitiva, el conjunto de la ciudad, se encuentran inmersos. Recientemente, el Consejo Municipal de Educación -órgano de representación de la comunidad educativa ripense se manifestaba a favor de una escolarización con criterios de planificación, equilibrio e inclusión. Criterios que debieran ser obvios

-y así lo apoyamos y aprobamos en el último Pleno del mes de abril con los votos en contra del PP y la abstención de Ciudadanos- si lo que pretendemos es reforzar la calidad educativa, de hacer de la educación un elemento de equilibrio y cohesión social, pero que lamentablemente chocan con la actual normativa de escolarización de la Comunidad de Madrid.

¿El municipio de Rivas está cubierto en sus necesidades de plazas escolares?

Somos una ciudad joven, en crecimiento. Nuestra población escolar no deja de crecer y la necesidad de más plazas escolares es una prioridad si queremos mantener la calidad educativa y evitar la masificación en nuestros colegios e institutos. La construcción de la primera fase del CEIPSO de La Luna por parte del Ayuntamiento ha contri- buido a aliviar esa necesidad pero es necesario que la Comunidad de Madrid cumpla con sus competencias y aborde de manera seria la planificación de las plazas que Rivas va a necesitar en los próximos cursos: abrir las aulas disponibles en el CEIPSO La Luna (no es admisible que el centro siga con aulas sin utilizar), acometer cuanto antes la construcción de la segunda fase y dotar a la ciudad de un nuevo centro de educación secundaria en el barrio centro. El IES Julio Pérez lleva casi un año esperando la ampliación comprometida. Necesidades sobre las que también se pronunciaba el Consejo Municipal de Educación.

¿Las familias verdaderamente pueden elegir donde quieren que estudien sus hijos?

Libertad de elección de centro escolar. Es así como se denomina el decreto 29/2013, del Consejo de Gobierno de la Comunidad de Madrid que regula el proceso de escolarización.

Libertad de elección que en la práctica, como muchas familias saben, se queda en una mera libertad de petición de centro escolar. ¿Dónde queda esa libertad de elección cuando en muchos casos las peticiones de las familias están guiadas por la probabilidad de entrar en uno u otro centro o cuando la preferencia por el centro educativo más cercano al domicilio choca con el muro de la zona única?

Si hay un elemento que define la anti-planificación educativa del gobierno regional del Partido Popular este es la implantación de la zona única educativa. El criterio de proximidad, el favorecer que niños y niñas se escolaricen en el centro más cercano a su domicilio no son cuestiones a tener en cuenta a juicio del Partido Popular. No es razonable que en una ciudad tan extensa como la nuestra no se tenga en cuenta la cercanía al centro educativo. El que mu- chas familias se vean desplazadas de su barrio y escolarizadas en centros alejados del domicilio supone un gran trastorno, a nivel individual, haciendo del vehículo privado un recurso indispensable para ir al colegio, y a nivel colectivo por los efectos adversos sobre la sostenibilidad y movilidad global en la ciudad.

¿El Gobierno de Rivas dispone de alguna estrategia para paliar esta situación?

Desde el Gobierno local impulsamos, junto a los centros educativos públicos, proyectos como los ‘Caminos escolares’ que no sólo hacen de Rivas una ciudad más sostenible, sino que refuerzan la autonomía del alumnado.

Bajo el título “Por una escuela en el corazón de nuestros barrios” nuestro Alcalde emitía un Bando municipal, coincidiendo con el periodo de escolarización, respaldando la apuesta del Consejo Municipal de Educación por la escolarización en el centro público más próximo al domicilio. El objetivo, a pesar de la zona única, que las escuelas infantiles, colegios e institutos sean, además de centros emisores de conocimiento, ejes de la vida social de nuestros barrios.

Falsa libertad de elección y zona única educativa que también chocan con el equilibrio necesario entre centros, favoreciendo la masificación de determinados centros y reduciendo el alumnado en otros. No podemos permitir que haya centros que crezcan y crezcan superando la capacidad para la que fueron diseñados, deteriorando su calidad educativa.

¿La Comunidad Educativa tiene algo que decir?

Por último, pero no menos importante, se pronunciaba el Consejo sobre la necesidad de favorecer la inclusión en la escolarización e introducir las medidas con- templadas en la Iniciativa Legislativa de los Ayuntamientos por una Escolarización Inclusiva. Iniciativa actualmente en tramitación en la Asamblea de Madrid fruto de un gran trabajo colectivo que cuenta con el respaldo de 42 ayuntamientos y 231 entidades del ámbito educativo y en la que Rivas, con su comunidad educativa, ha participado activamente.

Planificación, equilibrio e inclusión, elementos necesarios para la calidad educativa, para que la escuela pública sea eje en la vida de nuestros barrios, ¿acaso no vamos a estar todas y todos de acuerdo?

También te puede interesar