Las motos de trial volverán a rugir en Morata de Tajuña. Lo harán en el Trofeo Comunidad de Madrid de Trial Clásicas que disputa, este sábado, la última prueba del calendario madrileño.

Tras el éxito de la primera experiencia del pasado año, la Federación de Motociclismo de Madrid ha vuelto a elegir Morata para celebrar una de sus pruebas.

A partir de las nueve y media de la mañana, tomará la salida el primer piloto. Ante él un recorrido de unos 4 kilómetros compuesto por 8 zonas que los motoristas deberán superar en tres vueltas en un tiempo máximo de 4 horas y 30 minutos.

Al igual que en 2017, los participantes tendrán que enfrentarse sobre sus motos a una antigua zona de canteras con rampas y desniveles. El manejo de los mandos, el tacto del acelerador, embrague y frenos cobran una gran relevancia en esta especialidad, permitiendo sortear obstáculos para muchas personas impensables, que harán las delicias de los aficionados.

“En esta zona no se ejerce una presión negativa sobre el medioambiente, lo que evidencia que deportes de motor y Naturaleza también pueden ir de la mano”, ha explicado el alcalde de Morata, Ángel Sánchez, recordando la gran asistencia de público que suscitó la primera experiencia de este tipo en la localidad.

Además de las competiciones en las categorías de expertos, trialeros, clásicos y pre-75, los aficionados a las dos ruedas tendrán la posibilidad de competir en la categoría de entrenamientos con cualquiera de las licencias de piloto vigentes.

También te puede interesar