Un sistema eléctrico eficiente, inteligente, flexible y 100% renovable es posible

Por si no teníamos bastante, el temporal Filomena ha azotado gran parte de la península cubriéndola de frío y nieve. Una cara más del cambio climático, otro fenómeno meteorológico extremo más de los muchos que seguiremos sufriendo si no dejamos de alterar el clima con nuestras emisiones de gases de efecto invernadero.

Este martes la población de la Cañada Real, en Madrid, sufrió unos tremendos -11ºC por la noche y sin energía para cubrir necesidades básicas como calentarse o cocinar. Necesidades básicas para una vida digna y que debería ser impensable que estén en riesgo.

Pero la Cañada Real es solo un ejemplo. En España un 15% de la población sufre pobreza energética, un problema estructural que ha quedado de manifiesto con el paso del temporal Filomena, que nos ha obligado a aumentar la demanda de energía.

Pero el verdadero problema de fondo es el modelo energético de nuestro país, que diseña unos elevados precios de la factura de la luz, apoyado por un oligopolio energético (las grandes eléctricas, Endesa, Viesgo, EDP, Naturgy, Iberdrola, a las que se han unido petrogasistas como Repsol) que ha dictado históricamente nuestra cultura, política, leyes y economía energética.

Desde Greenpeace estamos trabajando para impulsar una reforma del mercado eléctrico que asegure el suministro de forma sostenible a todas las personas, en la que la energía deje de estar en manos de unos pocos y pase a manos de la ciudadanía gracias a las energías renovables, que ya son más baratas y accesibles que nunca. Un sistema eléctrico eficiente, inteligente, flexible y 100% renovable es posible. Porque además de energía, necesitamos que esta sea limpia o seguiremos sufriendo cada vez más desastres climáticos que podrían dejar a Filomena en pura anécdota.

¡Únete ahora a Greenpeace y ayúdanos a seguir haciendo presión! >>

También te puede interesar