A escasos 15 kilómetros de la Puerta del Sol comienza a dibujarse el eje del Sureste madrileño. Una ruta que, cada verano, recorren cientos de miles de madrileños y madrileñas para emprender su viaje con destino a las merecidas vacaciones. Un tramo que es la puerta de Madrid a Valencia con muchas oportunidades, por su situación estratégica, para el desarrollo económico, industrial, ambiental y turístico. Una zona que abarca 19 municipios en el que viven más de 200.000 personas y que durante décadas ha sido intencionadamente olvidada por los sucesivos gobiernos de la Comunidad de Madrid, ahondando en el crecimiento de la desigualdad entre el norte y el sur de la región, y también del Estado.

Hace año y medio las ciudades del Sureste dimos un paso al frente y constituimos la Asociación Comarca del Sureste -con independencia de la ideología política- con el respaldo de los sindicatos y del tejido empresarial de la comarca para sumar fuerzas y reivindicar el espacio que merece esta zona en el mapa regional. El mes pasado, nos volvimos a reunir, esta vez en Morata de Tajuña, para hacer balance y buscar soluciones conjuntas para el futuro del Eje del Sureste, poniendo de manifiesto que esta zona sigue siendo una de las más castigadas por las administraciones autonómica y estatal. De este encuentro, salimos reforzados para continuar con el trabajo ya iniciado y acordamos solicitar una reunión al presidente de la Comunidad de Madrid y a los ministros de Fomento e Industria.

La falta de inversiones, las deficientes comunicaciones, las carencias del Metro, la conexión a la M50 o las escasas facilidades para las empresas que se quieren instalar en esta zona denotan la falta de voluntad política, son algunos de los agravios que sufrimos los vecinos y vecinas de los 19 municipios del sureste madrileño.

Contamos con una carretera A-3 colapsada a diario, cuya solución pasa por construir el enlace de Rivas con la M50 (aún no presupuestado), que a su vez descongestionaría las vías principales de nuestra ciudad y garantizaría el desarrollo económico en la zona norte y también es clave para el desarrollo del eje del sureste madrileño. Además, siendo el transporte uno de los principales problemas de los y las ripenses, sufrimos el peor Metro de Madrid: más caro, menos horario, menos frecuencia de trenes, con doble tarifa. Y la única inversión que la Comunidad de Madrid va a realizar -a partir de julio y hasta septiembre- es en el mantenimiento de distintos elementos de la línea, que en nada va a mejorar el drama de quienes lo usan  a diario. Por no hablar que de los 5.000 millones del nuevo Plan de Cercanías para la Comunidad de Madrid, ni un euro será invertido en la comarca del Sureste.

El Sureste también existe. Pero para la Comunidad de Madrid somos ciudadanía de tercera. Mientras el Gobierno autonómico ha invertido decenas de millones de euros en otras zonas de la región, de los 200.000 euros del Plan Estratégico para el Sureste, aprobado en 2014, solo han llegado 50.000 euros este año. Nuestro compromiso es seguir reivindicando un futuro en común para que Rivas y los demás municipios de la comarca tengamos las mismas infraestructuras y los mismos servicios públicos que el resto de la ciudadanía de la región.