Rivas empezó este año 2019 apostando, una vez más, por su visibilidad en la mayor cita del sector turístico en España, la Feria Internacional de Turismo (Fitur) de Madrid. Es la tercera edición consecutiva en que compartimos en este evento la riqueza natural, cultural e histórica de nuestra ciudad. Que más del 70% de nuestro término municipal sea enclave natural protegido dentro del Parque Regional del Sureste con sus múltiples posibilidades para el senderismo y el ciclismo, que seamos escenario de la Batalla del Jarama, que contemos con un yacimiento carpetano en Miralrío, que nos atraviese el Camino de Uclés (ramal de la ruta jacobina), que seamos un polo de atracción de rodajes cinematográficos y televisivos, que no haya un fin de semana sin una intensa agenda cultural o deportiva sin parangón en la Comunidad de Madrid, o que a 15 kilómetros de la Puerta del Sol tengamos oferta hotelera a la orilla de la A3 nos convierte en un punto de interés que debemos cuidar de la mano del tejido económico y social de la ciudad. Pero este año, además, queríamos dar un paso adelante en esa apuesta desde la conciencia de que no somos una ciudad perfecta y de que muchos de los retos que tenemos no podremos abordarlos sin buscar alianzas con quienes tenemos más cerca. De ahí nuestro compromiso, también en Fitur, con los municipios de nuestro entorno.

De la misma manera que la Comunidad de Madrid debería superar un modelo de turismo con pies de barro, demasiado confiado al humo de grandes fastos y sustentado sobre la ‘ley de la selva’ de la desregulación –lo vemos con los apartamentos turísticos o con el desgobierno sobre el funcionamiento de las licencias de VTC- o sobre la precariedad laboral –como se encargó de denunciar, desde su stand en la feria, el sindicato Comisiones Obreras, o como trata de combatir el ayuntamiento de Madrid con el anuncio durante Fitur de un reconocimiento a los establecimientos hoteleros sin prácticas abusivas sobre su personal, como el colectivo de limpiadoras, especialmente precarizado-, nuestra presencia en Fitur no quiere ser simple postureo. No estamos sólo para vender nuestros muchos encantos, sino también para recordar que a pesar de ser una veintena de municipios que suponen más de 180.000 habitantes, a pesar de plataforma de enlace de Madrid con el mayor puerto comercial español (Valencia), a pesar de nuestra condición de bisagra entre el cinturón del Sur y el Corredor del Henares, el Eje del Sureste no cuenta con una apuesta real por la protección de tejido industrial, ni con campus universitario, ni con red de Cercanías. La Comunidad de Madrid ha querido hacer un gesto con un stand de Madrid Activa dedicado a la zona en Fitur, pero estaría bien que se acordase de nosotros los 365 días del año.

Porque como decía uno de los lemas que hemos reivindicado en Fitur, el Sureste de Madrid también existe.

Curro Corrales, Portavoz del Grupo Municipal Izquierda Unida-Equo